20 grandes discos de Heavy Metal.

Realizar una lista con 20 grandes discos de heavy metal es una ardua tarea, ya que la cantidad de álbumes que han aportado su granito de arena para engrandecer este estilo resulta abrumador.

Judas Priest - Painkiller (1990)


Tras aquel magistral Defenders Of the Faith, se dejaron llevar por los sintetizadores en el entrañable Turbo, y cayeron en la vulgaridad con la publicación de Ram It Down. Los británicos entendían que era el momento de volver a pelear por el trono del heavy metal, y para ello se sacaron de la manga el álbum más duro y agresivo de toda su carrera. La canción que da título al disco es un martillo incesante, mientras "Hell Patrol" y "Night Crawler" ofrecen una visión igual de contundente sin renunciar a buenas melodías vocales. "A Touch of Evil" se muestra más contenida en velocidad, aunque gana por intensidad.

Black Sabbath - Paranoid (1970)


Si no son los que pusieron la primera piedra de lo que a partir de ese momento sería conocido como heavy metal, fueron de los primeros en ayudar a cimentarlo. Todo depende de si tenemos en cuenta su creación por medio de elementos en canciones sueltas, o bien hablamos de la primera obra en sí al completo. Si nos ceñimos a lo segundo, no hay duda, Black Sabbath fueron los primeros en hacer heavy metal. Los riffs pesados y la contundencia de la base rítmica estuvieron en su primer trabajo, pero en Paranoid fueron más allá, y compusieron un puñado de himnos imperecederos. "War Pigs", "Paranoid" o "Iron Man" llegaban para hacer historia. Además, ya dejaban entrever ciertos elementos propios del doom.  

Diamond Head - Lightning To The Nations (1980)


Grupo que ha conseguido prácticamente toda su fama y reconocimiento musical gracias a este disco que también supuso ser su debut. Es por ello que son considerados parte esencial de la famosa corriente NWOBHM, sin embargo, no han sido capaces de continuar publicando álbumes de un nivel similar, y acabarían relegados a un segundo plano en el heavy metal.

King Diamond - Abigail (1987)


Banda liderada por el propio King Diamond, de origen danés, y que tras escribir algunas páginas de oro con Mercyful Fate, emprendió su propio proyecto construyendo una carrera musical sólida y repleta de momentos memorables como los que encontramos en Abigail. Sus constantes giros vocales, cambiando de voces rasgadas a exagerados falsetes siguen siendo su gran seña de identidad. Espectaculares "Arrival" y "A Mansion In Darkness", y por supuesto la canción que da título al disco.

Sortilége - Larme des Héros (1986)


Gran grupo francés al que probablemente le ha penalizado su procedencia y el idioma empleado, el francés. Más que nada porque lamentablemente, en el mundo de la música suelen tener mayor facilidad para triunfar masivamente todos aquellos grupos que procedan de un país de habla inglesa, o por el contrario, decidan cantar emplear el inglés. Heavy metal muy potente en un disco grandioso que jamás tuvo continuación al disolverse el grupo en el mismo 1986.

Saxon - Strong Arm Of The Law (1980)


Otra de las formaciones pertenecientes a la corriente NWOBHM. Saxon es un nombre legendario en el heavy metal, cuya época dorada se remonta a principios de la década de los 80, cuando de forma continuada fueron capaces de publicar Wheels of Steel, Stromg Arm Of The Law y Denim and Leather. De todos ellos me quedo con el que nos ocupa, donde podemos encontrar composiciones como "Heavy Metal Thunder", "Strong Arm Of The Law" o "Dallas 1PM" como máximos exponentes de su obra, y que a la postre serían clásicos del grupo británico.

Iron Maiden - Seventh Son of a Seventh Son (1988)


Uno de los grupos de heavy metal más influyentes de la historia, cuyo nombre y portadas son reconocidas por personas ajenas a este estilo de música. La década de los 80 fue enormemente prolífica para los londinenses, con grandes obras compuestas desde diferentes perspectivas. Seventh Son Of A Seventh Son es el álbum que despide tal época gloriosa, y lo hace con elegancia y maestría, recurriendo de nuevo a los sintetizadores que fueron utilizados en Somewhere in Time, aunque aquí parecen empleados con mayor eficacia. La conceptualidad de la obra le añade mayor interés si cabe, y en lo musical tenemos un conjunto de excelentes canciones como las directas "The Evil That Men Do" y "Can I Play With Madness", las enigmáticas "Moonchild" o "The Clairvoyant" o la progresiva canción homónima. Un placer para los oídos. 

Mercyful Fate - Melissa (1983)


Los daneses Mercyful Fate jamás han pasado de ser una formación de culto de grandísima calidad. Fundados por el vocalista King Diamond y el guitarrista Hank Shermann, ofrecieron en la década de los 80 sus dos mejores obras de heavy metal . Melissa fue un debut brillante donde la inicial "Evil" se muestra imponente desde el primer momento. En "Satan's Fall" también se pueden apreciar ciertas inclinaciones progresivas.

Dio - Holy Diver (1983)


Tras abandonar Black Sabbath, Ronnie James Dio se muestra dispuesto a emprender una aventura que tiene como punto de partida Holy Diver, el álbum más importante de su carrera, creado con la inestimable ayuda de grandes músicos como el guitarrista Vivian Campbell, el bajista Jimmy Bain y el batería Vinny Appice. "Stand Up and Shout" es un trallazo potentísimo, una tarjeta de presentación que nos lleva a la enorme canción que da título al disco. "Don't Talk To Strangers" y sobre todo "Rainbow In The Dark", aportan la visión más melódica del pequeño gran vocalista fallecido en 2010.

Motörhead - Ace Of Spades (1980)


En la coctelera de Motörhead se incluía heavy metal, hard rock, un poco de speed y rock n' roll. Ace of Spades es probablemente su álbum más afamado, con permiso de Overkill, y la razón la tenemos en canciones como la que precisamente cede su título al disco. Menos de tres minutos con una base rítmica demoledora, guitarras abrasadoras y un Lemmy vomitando los textos sin echar la vista atrás. Estupendas también (We Are) The Roadcrew y The Chase Is Better Than The Catch. 

Bruce Dickinson - The Chemical Wedding (1998)


La carrera de Dickinson en solitario ha tenido momentos muy fructíferos gracias a discos como éste. Quizás Accident of Birth sea el único capaz de discutirle al que nos ocupa la nominación al mejor álbum del vocalista británico. Eran tiempos en los que Iron Maiden fracasaba y pedía a gritos su vuelta, mientras a Bruce no le iba nada mal, al menos en cuanto a la publicación de álbumes de calidad se refiere, no tanto en repercusión. Poco más tarde regresaría a los Maiden, algo que benefició a todas las partes.

The Lord Wird Slough Feg - Traveller (2003)


Otra de las formaciones que merecen mucha más atención de lo que tanto público y crítica les han prestado. El motivo es evidente tras la escucha de Traveller, mostrando a una banda muy potente con gran talento para componer muy buenas canciones que se dejan llevar por terrenos progresivos. La instrumentación es fantástica, y además cuidan todos los detalles por mínimos que sean. A quien no los conozca, les recomiendo encarecidamente que les preste atención. Son brutales.

Crimson Glory - Transcendence (1988)


Genial grupo procedente de los Estados Unidos que amplía su sonoridad gracias a los numerosos elementos progresivos que incluyen en su música. Lamentablemente tienen una discografía muy corta, aunque siempre nos quedará el poder disfrutar de sus primeros dos discos de estudio, precisamente los que le han dado cierta fama. Entre ambos me quedo con Transcendence por canciones como "Lady of Winter", "Painted Skies" o "Lonely".

Savatage - Gutter Ballet (1989)


Maravilloso grupo estadounidense al que gusta dotar a su música de un sonido épico, fusionando el heavy metal con el metal progresivo, apoyándose en fantásticos arreglos y orquestaciones. Con Hail Of The Mountain King consiguieron despegar, pero Gutter Ballet es todavía más preciosista, tal y como demuestra precisamente la canción homónima. Otra de las maravillas es "When The Crowds Are Gone". El productor Paul O'Neill fue fundamental a la hora de explotar el rendimiento de Savatage. 

Accept - Balls To The Wall (1983)



Los alemanes Accept también tuvieron sus momentos de gloria gracias a ese sonido que va desde la potencia de Judas Priest hasta ciertos guiños AC/DC. Con Restless & Wild ya habían dejado claro que estaban en la música para instalarse con fuerza y por mucho tiempo, pero fue Balls To The Wall el álbum que les reportó más alegrías. Aquí no se muestran tan violentos e incluso cuidan mucho más las melodías de canciones como precisamente "Balls To The Wall" o "London Leatherboys". 

Omen - Battle Cry (1984)


Omen es un destacado grupo estadounidense, concretamente formado en Los Ángeles, que fue capaz de publicar unos tres primeros discos en la década de los 80 con muy buena calidad. De todos ellos me atrevería a decir que el mejor es Battle Cry, su debut, Riffs incendiarios bien compenetrados con una buena base rítmica y las estupendas voces de J.D. Kimball. Heavy americano con retazos speed.

Virgin Steele - The Marriage of Heaven and Hell:Part One. (1994)


Un discazo donde Virgin Steele mostró su faceta más épica, con melodías impresionantes y grandes temazos. David DeFeis muestra una voz muy poderosa, cantando con un sentimiento espeluznante, pasando de voces rasgadas a falsetes según convenga. Temas como "I Will Come For You", con una parte central soberbia, "Weeping of the Spirits" con su estremecedor inicio, o la acelerada "Blood and Gasoline", nos hacen ver la calidad de un álbum que debería haber tenido mayor trascendencia.

W.A.S.P. - The Crimson Idol (1992)


Sin duda se trata de la obra más ambiciosa de los estadounidenses WASP. Una especie de ópera rock cuya historia trata sobre una estrella de rock ficticia en la cual pasa por diferentes etapas. La inspiración de Blackie Lawless aquí es superlativa, enfocando la música de la banda desde una perspectiva más preciosista y elaborada en la cual sobresalen cortes como "The Invisible Boy" o "Arena Of Pleasure", además de la estupenda balada "Hold On To My Heart". 

Angel Witch - Angel Witch (1980)


La errática y confusa trayectoria de Angel Witch sería totalmente irrelevante si no fuese por este magnífico álbum debut englobado en la corriente NWOBHM, esencial para comprender el movimiento en sí. Después serían engullidos por la mediocridad más absoluta, en parte por los constantes cambios de formación que han mermado sus prestaciones. Un álbum sombrío y agresivo que merece la pena escuchar.

Queensrÿche - Operation: Mindcrime (1988)


A caballo entre el heavy metal y el metal progresivo, Queensrÿche se destaparon aquí como una banda de referencia y de calidad, gracias al talento que se plasma en todas y cada una de las composiciones que completan este maravilloso álbum conceptual de tintes políticos. La importancia de Geoff Tate y Chris De Garmo es brutal, ya que además de realizar una fantástica labor a las voces y a las guitarras respectivamente, son los principales compositores junto al también guitarrista Michael Wilton. 

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Si tengo que elegir alguno, la verdad es que es muy difícil, podría decir 3, "Holy Diver". increíble la voz de Dio, lastima que ya no este entre nosotros, una gran perdida, el siguiente sería "Abigail" o "Melissa", me sorprendí bastante cuando escuche por primera vez a King Diamond y por supuesto que la música es buenísima y como tercero me quedaría con "Restless and Wild" muy potente el comienzo del álbum con el tema "Fast as a Shark", ahora os dejare un pequeño aporte para los que queréis aprender a tocar la guitarra, un blog con unos artículos muy buenos y bien explicados, http://aprenderatocarlaguitarra.com/ espero que le sirva alguién