6 discos esenciales de Tiamat.

Tiamat es un grupo formado a finales de los 80 en la pequeña localidad de Täby (Suecia). La música de la banda liderada por Johan Edlund no siempre ha seguido un mismo patrón sonoro, ya que en su primer trabajo, mostraron su gusto por el black metal, sin embargo, en trabajos posteriores, el death metal con ciertas reminiscencias doom mandaba en sus composiciones. Con el paso de los años se fueron acercando al gothic metal, aunque también dejaban entrever su gusto por bandas progresivas como Pink Floyd, donde hacen uso de teclados muy atmosféricos. Ya en la etapa más reciente, el giro definitivo les situaba en un rock gótico con esporádicos elementos metaleros, pero enfocado de una forma algo más convencional y comercial.


Vamos con un breve repaso hacia los que para mí son los mejores discos de la banda:

6. Judas Christ (2002)


Judas Christ es el álbum que consolidó un cambio iniciado en Skeleton Skeletron. Ese cambio, controvertido y arriesgado ya que era evidente que sus seguidores más fieles harían alguna que otra mueca, suponía un adentramiento en el gothic rock/metal más convencional, con canciones más cortas, voces más graves y guitarras afiladas. Vote For Love es el himno del disco, un dardo envenenado con unas estrofas melódicas y un estribillo muy logrado. Otras perlas son la ambiental Love Is A Good As Soma, la corta pero intensa Summer by Night, la cual parece un homenaje a The Great Gig In The Sky de Pink Floyd, por supuesto, la potente Angel Holograms. Judas Christ supuso la ruptura definitiva con varios de sus viejos seguidores, pero les abrió las puertas de un abanico más amplio de personas.

5. Amanethes (2008)


En 2008 deciden publicar Amanethes, álbum que en parte recupera el viejo sonido de la banda, con voces más agresivas de Johan Edlund en algunos momentos, aunque realmente parece un resumen de lo que Tiamat han hecho en su carrera, ya que comprenden en él casi todos los sonidos empleados en algún momento de su trayectoria. Esa faceta más agresiva del grupo se ve reflejada precisamente en las dos primeras composiciones del disco, The Temple Of The Crescent Moon y Equinox Of The Gods, aunque también se ve representada en la cruda Raining Dead Angels, con un Johan Edlund realmente desatado. La parte más melancólica también se ve reflejada en gran medida en Misantropolis, Will They Come y por supuesto en la joya de la corona, representada en Meliae, un precioso medio tiempo que mira directamente al espejo de Pink Floyd. Destacar también la preciosa instrumental llamada Amanitis, inspirada en la Grecia que tanto aprecia el ya citado líder, compositor y vocalista del grupo.

4. Clouds (1992)


De la etapa más extrema de la banda me veo en la obligación de destacar un álbum como Clouds. Fue aquí cuando dejaron de ser una formación de black/death metal vulgar para adentrarse de lleno en un death/doom que les reportaría un nombre y un estatus por encima de lo amateur. Tiamat dejó aquí constancia de una mayor madurez compositiva y mejores composiciones donde In A Dream y The Sleeping Beauty se convierten casi al instante en títulos de referencia para sus seguidores. Aquí enterraron la rabia, la fuerza y el extremismo sonoro, para acabar buscando un sonido más bello.

3. Prey (2003)


El sonido más actual de Tiamat, tiene su mejor representación en Prey. Quizás haya sido el último gran álbum de la formación, ya que lo que vino después puede catalogarse como algo más vulgar, a pesar de sus buenos momentos que como toda buena banda, siempre reservan aunque la inspiración no sea la mayor. Para empezar, supieron equilibrar bien las canciones más elaboradas y densas con hits que puedan atraer a oyentes desde la primera escucha. Ahí están la fenomenal Cain y el caramelo envenenado que lleva por título Wings Of Heaven. Love in Chains y el dueto realizado en Carry Yor Cross And I'll Carry Mine también son buenos momentos cuando hablamos de temas más directos. En el otro lado del abismo tenemos la homónima Prey, Divided o la tenebrosa Nihil. 

2. A Deeper Kind Of Slumber (1997)


Complicadísima papeleta la que tenían que solventar los suecos. Complicada porque venían de publicar atrás su obra cumbre llamada Wildhoney, y aquí les tocaba dejar claro que aquello no fue un espejismo y que Tiamat tenía talento para seguir componiendo buenos álbumes. Cumplieron con creces aunque no llegaron a superar tan alto nivel mostrado por aquel entonces. Sin embargo, ahí tenemos canciones magistrales como la inicial Cold Seed. Decir que aquí intentan seguir el camino marcado por su predecesor, es decir, un gothic metal ambiental, aunque dejan de lado las voces rasgadas y apuntalan la parte más psicodélica, así como la utilización de leves elementos electrónicos. Atlantis As A Lover, Only In My Tears It Lasts, Mount Marilyn y A Deeper Kind Of Slumber, son algunas de las composiciones más destacables del álbum, las que mejor resumen el sonido y el nivel del disco en su totalidad.

1. Wildhoney (1994)


Sin lugar a dudas estamos ante la obra cumbre de la formación sueca. Supuso una ruptura radical en cuanto a su sonido, dejando de lado el death metal para inclinarse hacia un gothic metal más ambiental. Las voces de Edlund son algo diferentes, la forma de componer es significativamente distinta y las composiciones adquieren una riqueza en matices nunca vista en Tiamat hasta la fecha. Capaces de ofrecernos momentos de tensa calma, para terminar arrancando el alma a base de guitarrazos inesperados. El ejemplo del cambio es Gaia, una de las mejores canciones del grupo en su carrera. Preciosa de principio a fin, atmosférica pero contundente cuando debe serlo, mientras Edlund desgarra tu alma con voces desesperadas. Whatever That Hurts recoge los momentos más potentes del álbum, mientras Do You Dream Of Me? y A Pocket Size Sun te transportan a un mundo mágico lleno de melodías irrepetibles. Imprescindible.

Comentarios

21st Century Schizoid Man ha dicho que…
Te recomiendo Cynic, ¡te chiflará!
Ricardo Fernández ha dicho que…
Los conozco y me encantan...xd