8 discos esenciales de Bon Jovi.

Grupo forjado en el estado de New Jersey y portadores en sus inicios de la bandera del hard rock melódico. Al tiempo que fueron alcanzando la fama y el estrellato que muchos grupos desean, fueron edulcorando su propuesta hasta el punto de decantarse por el pop rock guitarrero. El nombre de la banda suena en gran parte del globo terráqueo y en sus directos se cuelgan los carteles de "todo vendido", aunque últimamente, el estado de la banda es más que cuestionable en lo que a conciertos se refiere. Ello no empaña una trayectoria que, a pesar de ser muy irregular, sí dejaron momentos memorables para el recuerdo.


8. The Circle (2009)


Formando parte de la época más decadente de la banda, aún manteniendo un estatus que se arrastra desde hace décadas, arregla en cierta forma el desaguisado musical que nos ofrecieron en anteriores entregas, donde peligrosamente quedaron por debajo del nivel cualitativo que una banda de su nombre debe siempre sobrepasar. Las guitarras aquí volvieron a sonar con cierta fuerza y las composiciones estaban más conseguidas que en Bounce, Have A Nice Day o Lost Highway, el problema es que carecía de hits singles claros y ello les perjudicó a nivel mainstream, que es donde están metidos en la actualidad. Así a todo, la inicial We Weren't Born To Follow cuenta con el suficiente gancho como para que los oyentes se acerquen al álbum. Temas como Bullet o Work For The Working Man, también rayan a buen nivel.

7. 7800º Farenheit


Con una sosa portada, llegaba el segundo álbum de estudio del grupo estadounidense. Inferior a su álbum debut, aunque mantenía algunas virtudes ya mostradas en aquel trabajo. Hard rock con pinceladas glam y AOR, que tenían su mejor carta de presentación en In And Out Of Love, pues es de lo mejor que hay en 7800º Farenheit. Only Lonely ayuda a mantener el nivel gracias a suaves melodías vocales muy cuidadas y excelentemente moldeadas, mientras Hardest Part In The Night incide en la receta melódica para que no decaiga demasiado el nivel conforme avanzas en el disco.

6. Crush (2000)


Tras un parón de 5 años en cuanto a nuevos álbumes se refiere, regresaban con Crush para volver por la puerta grande en el aspecto comercial, y es que el acierto de la banda en este álbum se basó sobre todo en la magnífica elección de los singles, pues que si buceas por todo el disco, te das cuenta que poquito más te vas a encontrar. Quizás Crush funcionó a nivel de ventas magníficamente bien, pero artísticamente supuso el principio del fin del grupo y sobre todo, al rock que venían entregando desde sus inicios, que dicho sea de paso, se fue enfocando sobre todo en estribillos impecables, descuidando bastante todo lo demás. El oasis en el desierto es It's My Life, una canción irresistible de principio a fin que dio la vuelta al mundo y puso a Bon Jovi de nuevo en boca de seguidores de todo el mundo. Basado en un estribillo largo y ultra melódico, potenciado sobre todo por enormes coros. Pero después de ésto, ¿qué nos queda? Pues poquito más, si acaso el dinamismo Say It Isn't So, la potente y divertida One Wild Night y sobre todo Save The World, una de las baladas más bonitas del grupo, y que se vio relegada a un segundo plano por la magnitud de los singles.

5. These Days (1995)


Todavía mantenían la esencia de discos anteriores, aunque el sonido se volvió más cristalino y pulcro, ganando claridad en las melodías vocales, que es precisamente lo que más explotan y buscan en el álbum. Otra cosa es que lo lograsen con uniformidad en la totalidad del álbum. Comienzan a aparecer de forma definitiva las pinceladas pop, pero todavía no caminaban sobre el alambre y por lo tanto, el riesgo a caerse era menor. These Days se sostiene gracias a la canción que da título al disco, al medio tiempo My Guitar Lies Bleeding In My Arms, y a la vistosa Something For The Pain. No desentonan para nada otros títulos como Damned, Something To Believe In o If That's What It Takes. Los medios tiempos se adueñan del grupo y terminan por ganar la partida.

4. Bon Jovi (1984)


Debut esperanzador de la banda estadounidense. Apostó fuerte desde el principio y logró captar la atención de crítica y público gracias a uno de los mejores temas que han compuesto en su carrera. Sí, hablamos de Runaway, una canción imparable de estructura sencilla pero brutalmente efectiva, basada en unos teclados oportunísimos y a unas melodías vocales sumamente magistrales. Las guitarras empujan lo suyo y aportan esa dosis incendiera que todo hit single de rock necesita. En la actualidad, es prácticamente imposible que Jon defienda este tema dignamente, porque simplemente, no puede con algunos de los tonos más altos. Roulette y She Don't Know Me se unen a la terna de títulos destacables del disco, aunque Burning For Love es quizás mi preferida, tras el single de presentación.

3. Slippery When Wet (1986)


Uno de los álbumes más reconocidos de Bon Jovi, sobre todo gracias al single Livin' On A Prayer, el cual los reafirmó en la constelación de estrellas situado en el cielo del mainstream. No me parece su álbum más logrado en cuanto a composiciones y sonido, pero sí es de lo mejor que han publicado, y todo ello gracias a temas como Wanted Dead Or Alive, excelente en cada uno de los segundos que dura, You Give A Love Bad Name, donde la banda saca su lado más salvaje, y otros títulos como la magnífica e incendiaria Raise Your Hands, la melosa I'd Die For You o el medio tiempo de guitarras reconocibles llamado Never Say Goodbye. Estuvieron a punto de facturar su álbum más certero, pero les ha faltado algo más de chispa en algunas composiciones que parecen no estar a la altura de las mencionadas.

2. Keep The Faith (1992)


Keep The Faith quizás sea el álbum con mejor sonido, donde la madurez musical de sus integrantes hace acto de presencia para mostrarnos una serie de canciones variadas y bien ejecutadas, con elegancia y buen gusto por las melodías. Cambio estético para intentar reciclarse, una forma de componer diferente y un resultado satisfactorio a nivel de ventas, que sin embargo se topó con ciertas críticas del sector más radical de la banda, precisamente por dejar atrás la crudeza con la que adornaban sus composiciones en discos pasados. En mi opinión, sería criticable si el cambio diese como resultado composiciones mediocres, pero no es el caso, como sí ocurrió años más tarde. Bed Of Roses reventó el corazón de millones de seguidores, mientras la homónima Keep The Faith aportó dinamismo al disco. Sin embargo, la ambición mostrada en Dry Country suma muchísimos enteros, ya que es en mi opinión la mejor canción del disco. In These Arms también destaca y ayuda a mantener un buen nivel en términos de calidad.

1. New Jersey (1988)


Si los hard rockeros más acérrimos mantienen cierto respeto por la discografía de Bon Jovi, se debe en parte a esta obra. A pesar de que Slippery When Wet supuso una bomba a nivel comercial, New Jersey lo supera en el aspecto musical. Reafirma su propuesta para afianzarla sin fisuras, optando por la potencia contenida hasta el punto justo y ensalzando las melodías vocales de las canciones, con estribillos intensos coronados con exquisitos coros. De esa forma nos encontramos con Lay Your Hands On Me, título que va adquiriendo intensidad con el paso de los segundos y sobre todo con Bad Medicine, uno de los cortes favoritos de quien escribe, y es que pocas veces han sonado tan potentes sin perder la vistosidad melódica. Born To Be My Baby es la típica canción del momento, pero acentuado sus virtudes. Blood On Blood luce impresionante e incluso puede recordarte al Springsteen más enérgico. Wild Is The Wind sigue sumando a un álbum notable, mientras que I'll Be There For You sorprende desde la parte final del mismo. Jamás lograron igualarlo y tal y como están ahora mismo, dudo que se acerquen.

Comentarios

Andres Giovanny Melo ha dicho que…
Que chimba de post (chimba=genial en Colombia) Gracias..!!