8 discos esenciales de Whitesnake.

El grupo londinense es una punta de lanza dentro del hard rock europeo. Comparten ciertas similitudes con Deep Purple, de hecho, algunos de sus integrantes pasaron por ambas bandas en algún momento. En un principio, Whitesnake dejaba claro su gusto por implantar diversos elementos blues, aunque con el tiempo ese sello se fue perdiendo para acabar defendiendo un hard rock potente más standard. El alma y líder de la banda, el vocalista David Coverdale, posee una voz impresionante que ha dejado huella en muchas voces posteriores, además de causar sensación y conmover a millones de personas en el mundo. El público que apenas escucha rock y simplemente escucha la radio, es muy probable que conozca la preciosa balada llamada Is This Love.


8. Forevermore (2011)


Tras su fichaje por el sello Frontiers, nos obsequian con Forevermore, trabajo más reciente de la banda hasta la fecha. El sonido es moderno y potente, tratando además de mantener parte de la esencia blues que los hizo famosos, aunque solo sean unas pocas pinceladas. El álbum es muy sólido, poseedor de unas guitarras muy presentes y realmente potentes. La formación no tiene nada que ver con el de sus álbumes clásicos, aunque en Whitesnake este hecho es el pan de cada día. Aquí participan Coverdale a las voces, oug Aldrich y Reb Beach a las guitarras, Michael Devin al bajo y Brian Tichy en la batería. Algunos de los temas más destacados son la inicial Steal Your Heart Away, All Out Of Luck, One Of These Days o Far Thee Well.

7. Slip Of The Tongue (1989)


Papelón el que debían solventar los británicos tras publicar su obra más exitosa a nivel comercial. Aquella obra conocida como 1987 había sido el empujón definitivo hacia el estrellato musical y por ello, Whitesnake no podían dar un paso en falso. Lo primero que tienen que hacer es reemplazar los músicos que abandonaron la banda, y eso es prácticamente toda la formación al completo. Se mantiene Coverdale al frente y para el álbum recluta a los guitarristas Steve Vai y Adrian Vandenberg, quien a pesar de haber colaborado en 1987, aquí figura como miembro oficial de la banda, sin embargo, no pudo participar en la grabación debido a una lesión, aunque sí estaría durante la gira posterior. Además llegan Rudy Sarzo (bajo) y Tommy Aldridge (batería), manteniendo a Don Airey como músico invitado para aportar teclados. Glenn Hughes figura como corista.
El álbum muestra la cara más potente del grupo y también más glam, centrándose en un hard rock ágil y con pocas fisuras, aunque hay canciones que no llegan al nivel de los pesos pesados del álbum. Así tenemos como temas destacados Judgement Day, Now You're Gone y The Deeper The Love. También regraban la famosa composición Fool For Your Loving, con mayor presencia de guitarras, aunque dista bastante de la original que podemos encontrar en Ready An' Willing.

6. Lovehunter (1979)


Lovehunter supuso un paso al frente en la carrera de la banda tras unos dos primeros trabajos ciertamente dubitativos (teniendo en cuenta que Snakebite sea el debut oficial del grupo). La banda formada aquí por Coverdale (voces), Micky Moody y Bernie Mardsen (guitarras), Neil Murray (bajo), Dave Dowle (batería) y Jon Lord (teclados) se muestra aquí más compacta y se nota un mayor grado de compenetración. El blues rock se muestra con un sonido ejemplar en unas composiciones que desde luego suben el nivel mostrado por Whitesnake en sus primeros pasos discográficos. Ahí tenemos las geniales Walking In The Shadow Of The Blues y Medicine Man que, acompañadas por otros títulos como Love Hunter, Outlaw o Long Way From Home, conforman un álbum de notable factura.

5. Come An' Get It (1981)


Reafirmando su propuesta musical con ingredientes tan básicos y esenciales como el hard rock y el blues, Coverdale y los suyos demuestran estar en un buen momento de inspiración en Come An' Get It. Aquí llegan a rozar la excelencia gracias a un tema tan impresionante como Don't Break My Heart Again, donde los teclados del señor Lord aportan una atmósfera ideal para el lucimiento personal de Coverdale. Would I Lie To You es otro de los títulos más afamados y reconocibles del disco. La juguetona Hit and Run y la exquisita Lonely Days Lonely Nights también merecen ser resaltadas y encumbradas en el escaparate sonoro de la banda.

4. Saints & Sinners (1982)


En este trabajo se potencian las virtudes mostradas en Come An' Get It, resultando atractivo para los oídos gracias a un sonido bien logrado, a una interpretación mayúscula en las voces y a unas canciones magistrales. Aquí aparece la primera grabación de un clásico como Here I Go Again, título que más adelante sería regrabado para darle otro enfoque. Crying In The Rain es otro de los temas clásicos que forman parte del álbum. Las potentes Young Blood y Rough N' Ready aportan la vitalidad propia del hard rock más enérgico. La época dorada de Whitesnake no había hecho más que empezar.  

3. Ready An' Willing (1980)


Ready An' Willing supone un salto cualitativo enorme con respecto al anterior Lovehunter. En definitiva, se trata del disco que marca el pistoletazo de salida de la época dorada del grupo, pues a partir de ahí, el estatus de la banda subiría como la espuma y acabarían por acuñar su nombre en la historia del rock. Todo comienza con Fool For Your Loving, una composición que advierte de la grandeza del grupo y que luego sería regrabada para darle un enfoque más potente, hardrockero y comercial aunque en ningún caso con las excelencia de la que nos ocupa. Todo gran álbum se compone d eun puñado de grandísimas canciones que deben ser mencionadas. Por supuesto, ahí tiene que estar Blindman, un medio tiempo elegante que eleva el resultado general del disco. Sweet Talker y la homónima Ready An' Willing son las típicas canciones potentes y juguetonas que deben estar en cada álbum de Whitesnake. No quiero olvidarme de la sorprendente Ain't Gonna Cry No More, a veces un tanto relegada a segundo plano, pero a mí me parece un temazo.

2. Whitesnake "1987" (1987)


Corría el año 1987 cuando el hard rock melódico estaba en auge. Ese hecho no fue ignorado por Coverdale y los suyos, por lo que para este álbum se desprendieron de ciertos elementos blues para así potenciar su faceta más melódica y pomposa. La jugada no les sale mal y el disco acaba siendo un superventas mundial, superando incluso a su obra maestra llamada Slide It In. Ese éxito se sustenta gracias a la aceptación que el disco tuvo en los Estados Unidos y sobre todo gracias a dos canciones emblemáticas que fueron presentadas con sus respectivos videoclips. Esos temas son Here I Go Again, regrabada para la ocasión con un enfoque más melodioso, y la afamada balada Is This Love, composición que ha sonado en casi todas las zonas del mundo y que incluso gente poco afín al rock ha escuchado alguna vez. Crying In The Rain también fue regrabada para la ocasión, imprimiéndole más potencia y gancho. Otra de las joyas de la corona se llama Still Of The Night, un pelotazo con diferentes cambios de ritmo, donde además Coverdale nos regala una interpretación sublime. Con este disco, Whitesnake se despide de sus mejores años.

1. Slide It In (1984)


El disco que reúne todo lo mejor de una banda única. Alguno podría pensar que en este puesto debería ir el conocido 1987, sin embargo es Slide It In el disco que sin ser un "revienta charts" potencia todos los ingredientes mágicos que la banda ha utilizado a lo largo de sus años dorados. El último poso de blues rock perfectamente mezclado con el hard rock más potente se encuentra aquí, y eso lo puedes comprobar en temazos tan impresionantes como el homónimo Slide It In, o el ágil Guilty Of Love. Todo esto sin olvidar títulos tan sofisticados como Love Ain't No Stranger, donde podrás encontrar una de las mejores interpretaciones de Coverdale en las voces. Jamás los Whitesnake sonaron tan bien, tan compenetrados y variados. Aquí la calidad está fuera de toda duda. 

Comentarios

bernardo de andres herrero ha dicho que…
Sin discusion ninguna