8 discos esenciales de Ac/Dc.

Hay personas que me acusan de despreciar a una banda como Ac/Dc porque me empeño en decir dos cosas: que llevan toda la vida sonando igual y que desde el año 81 no han hecho un disco a la altura del nombre que poseen. Eso no es ningún desprecio, forma parte de una opinión formada al respecto a base de escuchar toda su discografía, pero que no tiene nada que ver con si me gustan o me dejan de gustar, más que nada porque puedes disfrutarlos al máximo igualmente, teniendo en cuenta que, como todos, poseen sus defectos. Cualquier día dirán que soy un emisario del diablo que tiene la misión de acabar con el grupo. Anécdotas aparte, lo que hago es hablar de las virtudes y defectos de todos los grupos que me han encandilado, simple y llanamente porque me gusta analizar lo que entra en mis oídos. Curiosamente, eso me pasa en los foros de fútbol, si critico al Madrid, dicen que soy culé, si critico al Barcelona, soy merengue, si critico al Depor, soy celtiña y si critico al Celta, soy del Depor. Probablemente sea yo el raro que quiere analizar todos los puntos, negativos y positivos, de los asuntos que de verdad me importan y me gustan. ¡Que menos que criticar primero lo que adoras! Todo el mundo tiene derecho a plasmar su punto de vista y a juzgar la opinión de otros, eso está claro, todo ello mientras exista el respeto, por supuesto. Lo que acabo de escribir hace un momento, evidentemente lo hago sin acritud alguna y sin menosprecio, faltaría más. Simplemente es una explicación hacia algunos ataques que por el contrario, no me molestan para nada.
Hoy toca por lo tanto hacer una selección de los mejores discos de los australianos Ac/Dc. Fíjate tú, el emisario del diablo haciendo un "essential" de esta banda. Hay que dejar claro que si no me gustaran, no me molestaría en escribir sobre ellos.

Formados en Sydney (Australia), son uno de esos nombres que están por encima del bien y del mal, es decir, el auge de la banda fue tal en la década de los 70, que los medios de comunicación les perdonaron absolutamente todo lo que vino después, aún sabiendo que estaban lejos de ser el grupo genial de sus primeros trabajos. Eso es algo que suele pasar con prácticamente todo lo que tiene una popularidad desmesurada. Geniales en la década de Bon Scott, acuñando un sonido genuíno y vibrante que emana de las guitarras de Angus Young y la pegada sencilla pero milimétrica del batería Phil Rudd.


8. For Those About To Rock (We Salute You) (1981)


Primeros síntomas de falta de creatividad, aún siendo un trabajo encomiable y disfrutable al máximo, pues una cosa no quita la otra, puedes tener preferencia por álbumes con menos calidad que otros y viceversa, pero eso es algo que no todo el mundo tiene presente. Se trata del segundo trabajo con Brian Johnson en la banda, y paradójicamente, el primer número uno del grupo en los Estados Unidos. Una muestra más de que la popularidad, ventas y logros, no tienen nada que ver con la calidad, sino con el marketing y diversas circunstancias que rodean a la música. No lo consiguieron con mejores trabajos y sí con un disco donde el ángel caído comenzaba a planear por las cabezas de los integrantes del grupo. El álbum estaba preparado para ser grabado en una fábrica abandonada en las afueras de París, sin embargo, finalmente se tuvieron que conformar con hacerlo en un local de ensayo cerca de la capital francesa. Los australianos presentaron como singles dos temazos como la canción que da nombre al disco y Let's Get It Up, dos cartas envenenadas plagadas de riffs incendiarios y contundencia divina.

7. T.N.T. (1975)


Para Australia, T.N.T es el segundo disco de la banda, para buena parte del mundo, sería el debut oficial, pues todo depende de lo que se tenga en cuenta y de como se mire. El caso es que en su país natal, hubo una primera versión del High Voltage publicada antes que T.N.T, sin embargo, para el resto del mundo hubo una segunda edición del álbum ya citado que sería posterior a T.N.T., y que incluiría temas de ambos trabajos. Sea como fuere, el caso es que el álbum que nos ocupa sentaría las bases sonoras de lo que vendría después, es decir, de lo que Ac/Dc serían capaces de publicar en sus momentos más inspirados y de mayor éxito tanto cualitativo como popular. Este trabajo solo se publicaría bajo la edición australiana, por lo que muchos de sus temas saldrían después publicados en High Voltage, con el que apostarían para abrirse camino en el resto del mundo. Ahí tenemos grandes canciones como T.N.T., It's a Long Way To The Top, High Voltage, Live Wire o Can I Sit Netx To You Girl. Habría espacio incluso para School Days, una buena cover de Chuck Berry.

6. High Voltage (1975 Ed.Australia/ 1976 Ed.Internacional)



Publicado en 1975 por primera vez pero solo para Australia. Fue relanzado un año más tarde a nivel mundial con una portada y un listado de canciones diferente. Esta última versión internacional se nutría de títulos de la edición australiana y del siguiente trabajo llamado T.N.T, por lo que puede decirse perfectamente que High Voltage es el debut oficial de la formación australiana, si tomamos como punto de referencia la primera edición del mismo. Uno de los temas más destacados es Baby, Please Don't Go, una cover del genial Big Joe Williams y que solo sería publicada en la edición australiana. Para la versión internacional, mostrarían su lado más auténtico en temas como High Voltage, Rock N' Roll Singer o It's a Long Way To The Top, temas ya reflejados anteriormente en T.N.T. Digamos que el relanzamiento de High Voltage es una recopilación de canciones de los dos primeros trabajos de edición australiana.

5. Dirty Deeds Done Dirt Cheap (1976)


Comienzan a aparecer los primeros vestigios de genialidad compositiva, esos que los diferenciaron del resto para hacerse realmente grandes e influyentes. El álbum también posee dos portadas dependiendo de si la versión es australiana o internacional, algo que también afecta a la elección de temas publicados, ya que en ambas hay ciertas diferencias. Muy ameno desde las primeras escuchas, con letras sucias y una instrumentación directa e incisiva como cuchillas de afeitar. Un compendio de canciones redondas que anticipaban lo que vendría después. Uno de mis discos favoritos de los australianos sin ninguna duda. Aquí no hay dudas, no hay momentos para el respiro, solo puro rock.

4. Powerage (1978)


Primer disco de Ac/Dc que se publica a la vez en todos los países y que utiliza la misma portada para los diferentes mercados discográficos. Hay que contar aquí con la inclusión del bajista Cliff Williams, formando así la denominada formación más clásica y exitosa del grupo. Se atisban ligeros cambios en la forma de componer, todo ello debido supongo a una mayor madurez compositiva. Desde la inicial Rock N' Roll Damnation, uno ya intuye que está ante un disco especial con madera de clásico. Además, no decae en ningún momento, sonando fresco hasta la hasta las últimas notas Kicked In The Teeth. Quizás sea Riff Raff mi tema favorito de Powerage. Sencillamente brutal.

3. Back In Black (1980)


Desde la portada, el homenaje a Bon Scott resulta más que notable. El trágico fallecimiento del vocalista, no frenó las ansias de los australianos por dominar el hard rock del momento. Reclutan a Brian Johnson, de voz más gritona y a la vez menos versátil, pareciendo además mucho más forzada, hecho que no impidió que el disco vendiese hasta el día de hoy más de 50 millones de discos en todo el mundo. Puede que en las ventas haya influido la curiosidad de saber a qué sonarían tras la muerte del legendario vocalista. Básicamente, el sonido es el mismo, aunque el cambio de voz obliga a hacer las cosas de una forma ligeramente diferente, pero poco más, no vaya a ser que la gente se espante. El resultado final es una colección de enormes canciones a la altura del nombre de la banda, con un gran puñado de hits potenciales que te vuelan la cabeza desde las primeras escuchas. Aquí podemos encontrarnos imperecederos títulos como la celebrada You Shook Me All Night Long, la escalofriante Hell Bells o la homónima Back in Black, eso sí, sin olvidarnos de otros temazos como Rock And Roll Ain't Noise Pollution. Back In Black entra en el podio merecidamente.

2. Highway To Hell (1979)


Clásico donde los haya, aunque bajo mi punto de vista no se trata de la cima compositiva de los de Sydney. Último trabajo de la banda con Bon Scott al frente y con los habituales productores Harry Vanda y George Young, sustituidos por el afamado Robert "Mutt" Lange. La portada del álbum sufrió ligeras modificaciones dependiendo de la versión del mercado hacia donde iba dirigido. Un álbum sin florituras, sin colorantes ni conservantes, donde Angus Young es el jefe, trasladando todas las ideas a sus dedos, que campan a sus anchas a lo largo de su inseparable guitarra. El buen hacer Angus, hace que el disco suba muchos enteros, logrando vigorosos riffs y espectaculares dibujos de guitarra. La receta del sonido es la de siempre, pues estos músicos aprendieron la máxima de que si algo funciona no hay que modificarlo ni un ápice, aunque más tarde terminaría por pasarles factura compositivamente hablando, ya que todo lo que se repite, termina por agotar no solo al oyente, sino al que lo idea. Pero aquí todavía no pasaba eso, es más, se encontraban en uno de sus mejores momentos como grupo, y eso es algo que se nota en prácticamente todas las canciones del álbum. De aquí saldrían temazos como la homónima Highway To Hell, uno de los himnos por antonomasia del rock, aunque Touch Too Much o Girls Got Rhythm sean las preferidas por servidor.

1. Let There Be Rock (1977)


Soy de los que piensa que la perfección musical no existe, más que nada porque la imperfección puede formar parte de la belleza musical, formando así un equilibrio imbatible. Sin embargo, si hay un disco que me impresiona de principio a fin en la banda australiana es Let There Be Rock. De esos trabajos que escuchas y te siguen fascinando años más tarde. Obviamente, es mi álbum favorito de la banda, que mira de tú a tú a otras obras como Highway To Hell, Back in Black o Powerage, pero ante la enorme igualdad de calidad de todos ellos, al final son los gustos personales los que decantan la balanza. La suciedad rockera se fusiona con la madurez compositiva que habían adquirido en ese momento, dando como resultado un trabajo sólido y sin fisuras, inquebrantable con el paso de los años. Todas sus canciones me parecen magníficas, aunque Whole Lotta Rosie me tiende encandilado de una forma especial.

Comentarios

bernardo de andres herrero ha dicho que…
Aunque pudiera querer discutir la lista es imposible estan los que tienen que estar
Ricardo Fernández ha dicho que…
Gracias por dejar tu comentario, amigo.
Gonzalo Aróstegui Lasarte ha dicho que…
Muy de acuerdo en casi todo, simplemente sustituiría el "For Those" por el "Flick Of The Switch", uno de los discos más injustamente olvidados de un grupo tan maravilloso como AC/DC.

Saludos.
Anónimo ha dicho que…
Joder, que raro se me hizo encontrar una referencia al Celta en un blog musical de contenido principalmente roquero, si somos medio paisanos. Enhorabuena por el blog, muy bueno y variado. Un saudo dende O Grove