8 discos esenciales de H.I.M.

Formados en Helsinki, capital de Finlandia, se trata de un grupo que en sus inicios abrazó fuertemente los sonidos góticos de aire metalero, aunque con el tiempo fue girando su sonido en torno a un rock alternativo de tintes oscuros, sobre todo cuando emprendieron en asalto al mercado estadounidense.
Amados y odiados a partes iguales, desde finales de los 90 fueron los abanderados de un movimiento que en años venideros tratarían de copiar infinidad de grupos, lo cual habla a las claras de la repercusión que Valo y compañía han tenido, hecho que les ha reportado tantos halagos como críticas. 
Infravalorados por parte del sector musical más prejuicioso, incapaz de brindarles una sola oportunidad, en muchos casos por adoptar melodías pegadizas en sus composiciones, sin embargo, pese a quien pese, es una faceta muy difícil de lograr. Que hayan sido comparados una y mil veces con Black Sabbath, cuando lo único que puede llegar a tener similitudes es la sonoridad de algunos riffs de guitarra, tampoco les ha beneficiado en absoluto. 
Comandados por un vocalista que en ocasiones ha explotado excesivamente su físico, siendo igualmente un buen cantante, con un rango mucho mayor del que la gente creía en un principio y siendo capaz de abarcar notas sumamente graves para después alcanzar otras muchísimo más agudas. 
Para lo bueno y para lo malo, H.I.M.


8. Screamworks: Love in Theory and Practice (2010)


Producido por Matt Squire, lo cual desde un principio es un detalle que ya no daba buenas vibraciones. El álbum genera indiferencia desde su propia portada, y lo grave es que esa sensación se extiende hasta el apartado musical. Aquí suenan mucho más alternativos que de costumbre a la vez que bastante planos, con unas composiciones que salvo honrosas excepciones, se sitúan muy por debajo de lo que se espera del grupo. El álbum lo salvan curiosamente los singles Scared To Death y Heartkiller, además de composiciones como la inicial In Venere Veritas o Dying Song. De largo, el peor disco de su carrera, aunque no conformes con ello, poco más tarde se publicó SWRMXS, álbum donde se albergaban remixes de este disco por parte de dj's como Tiësto o Gavin Russom. Olvidable en muchos momentos.

7. Dark Light (2005)


Que un grupo finés consiga un disco de oro en los Estados Unidos por vender 500.000 copias, no deja de ser ciertamente sorprendente. Este hecho confirma que la banda ha logrado su propósito iniciado con Love Metal, es decir, intentar conquistar parte del mercado americano. Anécdotas aparte, teniendo en cuenta que no suelo tener en cuenta el tema de las ventas y demás, estamos ante un disco variado donde la banda ha sabido jugar muy bien sus cartas, acertando de pleno en la elección de los singles. Pero, ¿estamos ante un gran disco? En mi opinión está bastante lejos de las obras más completas del grupo, en parte por ser irregular y no soportar una línea regular durante todo el disco. Hay grandes canciones como los citados singles Wings of a Butterfly y Killing Loneliness, aunque también destacan la potente Vampire Heart, Drunk on Shadows y la camaleónica In The Nightside of Eden. Lo demás, puede ser aceptable en mayor o menor medida, pero composiciones como la homónima Dark Light restan mucho al nivel global del disco. Ha sido producido por Tim Palmer.

6. Deep Shadows & Brilliant Highlights (2001)


Primer disco con Burton a los teclados. Cuando HIM publicaron este álbum, buena parte de Europa estaba pendiente del grupo, ya que venían de comerse el mundo con su anterior Razorblade Romace. Pudieron seguir con la misma fórmula hasta agotarla, pero decidieron oscurecer todavía más su sonido aunque restando cierta intensidad y dejando a un lado ciertos elementos metaleros para acabar profundizando en un rock gótico dinámico, pegadizo y que además albergaría algunas de las composiciones más clásicas de la formación como son Pretending y la preciosa In Joy and Sorrow, título de inigualable atmósfera lacrimógena jamás igualada por el grupo. A decir verdad, el disco resulta ameno cuando por tus oídos se pasean canciones como Salt In Our Wounds, Heartache Every Moment o la tenebrosa Love You Like I Do, aunque no mantiene la misma calidad en el resto del álbum, lo cual puede tomarse como cierta decepción al no ser un disco tan pletórico como su antecesor. Aún así, lograron ser número 1 en Finlandia, siendo el grupo de rock más popular del país en dicho momento, y obteniendo grandes resultados en países como Alemania, donde consiguieron llegar hasta el número 2 en ventas. Supuso un punto de inflexión en la carrera del grupo, ya que en su próximo trabajo buscarían conquistar el mercado estadounidense, modificando ligeramente su sonido y adecuándolo a los gustos norteamericanos.

5. Venus Doom (2007)


Después de conquistar el mercado estadounidense con Dark Light, deciden definitivamente endurecer su sonido incluyendo nuevamente elementos metaleros, y para plasmarlo deciden contar con Tim Palmer y Hiili Hiilesma para la producción, siendo este último el habitual en alguno de los discos más clásicos de la banda. Los solos de guitarra de Linde son más numerosos y extensos, dotando de mayor versatilidad y sensación de libertad a muchas de las composiciones, además de ofrecer unas rítmicas densas y contundentes, dando la sensación de estar ante uno de los discos más potentes de H.I.M. Según Valo, el álbum contiene nueve canciones que representan los nueve círculos del infierno de La Divina Comedia de Dante y entre las cuales se encuentran algunas joyas realmente impactantes como la estupenda Sleepwalking Past Hope, siendo el tema más extenso que jamás hayan publicado. La homónima Venus Doom se encarga de dejar las cosas claras desde el principio con su riff demoledor, mientras que con Passion's Killing Floor consiguieron aparecer en la BSO de Transformers. El disco contiene muchos matices, registros vocales ciertamente graves y riffs que a veces pueden acariciar el doom metal.

4. Tears on Tape (2013)


Necesitaban desquitarse tras tocar fondo con álbum francamente mediocre como el ya citado Screamworks. No solo lo lograron sino que además mejoraron la propuesta hasta situar el álbum entre uno de los mejores de su carrera. Cada vez suenan menos en las emisoras musicales y tal y como está la industria musical "mainstream" hoy en día, casi es la mejor noticia. Vuelven a dar cobijo a riffs agresivos y potentes, aunque eso sí, siempre dejando el espacio suficiente para que Valo pueda lucirse con sus pegadizas melodías vocales, aquí especialmente inspiradas. A pesar de haber apostado por un insulso single como el homónimo Tears on Tape, aquí hay canciones notables como la magistral Love Without Tears. All Lips Go Blue deja claro que saben como crear atmósferas oscuras e Into The Night es un hard rock potente y ágil con unos estribillos memorables. Si quieres escuchar a Valo al borde del precipicio vocal, prueba con W.L.S.T.D., donde se acerca al infierno con sus registros más graves, y al cielo con sus lamentos más agudos.

3. Greatest Love Songs Vol. 666 (1997)


Tras una portada casi amateur, se encuentra el debut discográfico de la banda. Todavía buscando un sonido con el que identificarse y así acuñar un sello propio, Hiili Hiilesma les ayuda en la búsqueda desde la producción, facturando así un álbum cercano al gothic metal denso aunque con espacio para melodías cautivadoras. Las primeras composiciones clásicas surgieron a partir de títulos como Your Sweet 666 o When Love and Death Embrace, aunque el dardo más certero llegó de la mano de Wicked Game, una versión de la celebérrima canción de Chris Isaak, adaptada evidentemente al sonido delo conjunto finés y que le dio el empujón definitivo para conquistar a sus primeros seguidores. También había espacio para temas atractivos al oído como The Heartless o It's All Tears cuyo final representa la conexión entre la vida y la muerte. Atención a la otra versión del disco, pues no es otra que Fon't Fear the Reaper, uno de los temas más importantes de Blue Öyster Cult, aunque aquí lo plasman con un bonito dueto.  

2. Love Metal (2003)


Cambio de tercio tras aquel Deep Shadows & Brilliant Highlights que había colmado a medias las exigencias musicales de muchos de sus seguidores, a pesar de contener algunos de sus temas más emblemáticos. Comienza aquí el desembarco en el mercado estadounidense, y para ello cuentan con Hiili Hiilesma y Tim Palmer en la producción, además de la colaboración del skater Bam Marguera, quien ayudó a publicitar al grupo al otro lado del charco. El cambio no les vino mal, la potencia volvía a aparecer aunque canalizada de una forma más salvaje en canciones como Buried Alive by Love, sin embargo, los H.I.M. de siempre dieron en la diana con ese medio tiempo guitarrero y melódico llamado The Funeral of Hearts, una de las mejores canciones hasta la fecha. Por si fuera poco, también lanzan como single The Sacrament, composición adictiva por sus excelentes pianos y melodías vocales sobrecogedoras en sus estrofas. En el lado más oscura nos esperan la fenomenal Sweet Pandemonium, Circle of Fear y la extensa The Path, aunque la dinamita explota cuando aparece Soul on Fire. 

1. Razorblade Romance (2000)


Toda una revolución en los mercados europeos. Se esperaba una progresión paulatina en base a lo ofrecido en su álbum debut, pero pocos podrían imaginar una progresión tan acelerada en cuanto a sonido, estética y composición. Desde la portada ya descolocan a primera vista, pues cambian los tonos oscuros por un fondo impactantemente chillón con la imagen andrógina del vocalista Ville Valo, evidentemente explotando el aspecto visual para conseguir mayor número de adeptos. Esto sería preocupante si la faceta musical no acompañase esas intenciones y, afortunadamente, podemos hablar del álbum más completo de los fineses en toda su carrera discográfica. El sonido es más cristalino, la producción es muy superior al de su antecesor, contiene canciones irresistibles para metaleros, rockeros y personas no tan habituadas al sonido de las guitarras afiladas, por lo que consiguieron publicar un trabajo que contentara a casi todos por igual, y eso es algo muy complicado de conseguir. Deciden regrabar Your Sweet 666 y Wicked Game para dotarlas de un mejor sonido al disponer de mayores medios, aunque sería con Join Me in Death con quien atravesarían el corazón y los oídos de miles de personas, llegando a venderse 500.000 copias del single solo en Alemania. Un caramelo envenenado dotado de preciosos y sencillos teclados, una base rítmica efectiva, guitarras potentes y melodías vocales sugerentes. Además, debemos destacar otras composiciones igualmente atrayentes como Poison Girl, la monumental y potente Right Here In My Arms, la sensual Resurrection y algunas baladas como Gone With the Sin o Bury me Deep Inside, las cuales tratan de compensar los momentos potentes con sus cariñosas melodías. Este sería el primer álbum Gas Lipstick en la batería.

Comentarios