10 discos esenciales de Scorpions.

Formados a mediados de la década de los 60 en Hannover (Alemania), no fue hasta el 72 cuando debutaron con aquel semi-desconocido Lonesome Crow. Sus inicios estaban marcados por un hard rock clásico de claras influencias psicodélicas. Sin embargo, los constantes cambios de formación fueron propiciando cambios en el sonido bastantes sustanciales, terminando por virar el barco hacia aguas más melódicas donde los estribillos cobraban mayor importancia en las composiciones, dejando atrás complejos desarrollos musicales. En cualquiera de las dos vertientes se han manejado bien, sin embargo, la repercusión mundial les ha terminado por jugar una mala pasada sufriendo un bache en la década de los 90 que en parte, han logrado subsanar en los últimos años. 


10. Crazy World (1990)


¿Cómo explicarle a una persona que vive apegada a las emisoras de radio, que precisamente dos de las canciones más radiadas y emblemáticas del grupo pertenecen a uno de sus álbumes menos logrados? Sencillamente porque la genialidad de sus antecesores es prácticamente inexistente y que precisamente se concentran en Wind of Change y Send Me An Angel. Fuera de ahí, la calidad se encuentra a cuentagotas en títulos como Don't Believe Her, Tease Me, Please Me o To Be With You in Heaven, dejando en mal lugar al resto de composiciones que completan así un disco desequilibrado que marca la decadencia de un grupo que tras Crazy World tocaría fondo en el resto de álbumes publicados en la década de los 90. Así a todo, en cuanto al aspecto comercial, el disco logró ser un superventas gracias sobre todo a sus dos efectivas baladas. Se trataba de la última obra con Francis Buchholz en el bajo.

9. Savage Amusement (1988)


Los primeros indicios de flaqueza, dejándose llevar por la moda ochentera del momento para así ofrecer composiciones donde lo que se realzaba era la melodía fácil en detrimento de la calidad instrumental, se encuentran en Savage Amusement, trabajo que albergaba algunos títulos memorables como Passion Rules the Game o Rhythm of Love, un magnífico y envenenado medio tiempo que dio en el centro de la diana. Love on the Run es lo poco que queda del sonido potente y glorioso del grupo, y que convivía así con otras canciones donde la calidad hacía poca justicia al potencial de Scorpions. Así a todo, en la gira promocional consiguieron ser la primera banda de rock que atravesaba "el telón de acero" de la URSS para acabar actuando una decena de veces en el país y que junto a las autoridades soviéticas formaron el festival por la paz "Moscow Peace Festival". 

8. Humanity Hour I (2007)


Tras una más que prescindible y olvidable trayectoria en la década de los 90, donde de forma alarmante acusaron un gran bache compositivo, es bueno saber que el grupo alemán ha sabido sobreponerse en los últimos tiempos con diversos discos de muy buen calidad, llegando al que para mí es el mejor disco de la banda en los últimos tiempos. Resulta ser el primer y único álbum conceptual de los alemanes, donde se habla de la influencia de la humanidad sobre el planeta. Las guitarras suenan muy potentes, afiladas, con un sonido adaptado a la época y que de forma conjunta crean un muro sonoro francamente denso y potente. La colección de temas que aquí se encuentran, recuperan el buen gusto por la melodía pero sin olvidar un trabajo instrumental que se encuentra a la altura de algunos discos clásicos del grupo. 
Alegra saber que los alemanes siguen en activo para enriquecer su propio legado y no se conforman con vivir de rentas como sí hacen algunos grupos de repercusión similar.

7. Fly to the Rainbow (1974)


Extraña portada la que nos encontramos en el segundo álbum de estudio de una banda que, todavía buscaba acomodarse en un sonido que les hiciera explotar todo su potencial. Se trata del primer trabajo con el genial guitarrista Uli Jon Roth en el grupo, y el que probablemente haya impulsado a la banda para alcanzar la excelencia musical que llegaría por momentos en algunas de las composiciones de este álbum, pero sobre todo, en discos posteriores. El tándem Meine-Rudolf Schenker se encarga de firmar la mayoría de las canciones, dejando algunos espacios para que Roth imponga su sello en canciones como Drifting Sun, donde además se encarga de poner las voces principales. Y es que curiosamente, el vocalista Klaus Meine no canta en la totalidad de las canciones, aportando coros cuando Uli o Schenker toman el micro. El sonido del grupo todavía estaba fuertemente influenciada por la psicodelia setentera, dejando además interesantes elementos progresivos que enriquecían la propuesta hardrockera de los alemanes. Además de Drifting Sun, títulos como la magistral They Need a Million, con genial introducción incluida, y la potente Speedy's Coming, se encargan de engrandecer la propuesta global de Fly to the Rainbow, un disco algo desconocido por muchos, en parte porque en el momento que salió publicado, Scorpions todavía no tenían la repercusión que sí conseguirían años más tarde. Un disco notable y clave para entender las raíces de los de Hannover.

6. Virgin Killer (1976)


Uno de los álbumes más polémicos de la historia de la música y no precisamente por su contenido musical, sino por que originalmente fue editado con una portada controvertida, donde aparecía desnuda una menor de edad, con un efecto de vidrio quebrado a la altura de la zona genital. La censura de la época persiguió en más de una ocasión las portadas del grupo y la de Virgin Killer no iba a ser menos, sustituyéndola en muchos países, entre ellos España, por la que tenemos ahí arriba. Lejos de que la censura funcionara, los diversos estamentos se dieron cuenta de que tras la noticia, el álbum se disparó en popularidad, por lo que decidieron no hacer mayor hincapié en el asunto. 
Abordando la parte más estrictamente musical, estamos ante uno de los mejores discos del grupo, con unos músicos desatados donde Uli Jon Roth se encuentra realmente inspirado. Canciones como Pictured Life, Catch Your Train, Yellow Raven o la homónima Virgin Killer, hablan a las claras del valor musical del disco.  

5. Blackout (1980)


En el momento en que Blackout vio la luz, Scorpions ya jugaban en la primera división de la música. Ya no solo por calidad, que eso ya lo habían conseguido en anteriores discos, sino porque también comenzaban a ser unas estrellas mundiales en cuanto a repercusión y eso todavía lo llevaban maravillosamente bien a principios y mediados de los 80, ya que esa fama no les llevó a cometer el error de desprenderse de la calidad como sí harían a finales de la década. 
El álbum que nos ocupa es un artefacto potente de hard rock y heavy metal, que mejora con creces la propuesta que el grupo plasmó en Animal Magnetism. Así tenemos composiciones letales como la veloz Dynamite, la estupenda canción homónima y por supuesto No One Like You, uno de los temas más emblemáticos de la banda.

4. In Trance (1976)


Otra de las portadas perseguidas por la censura en su momento. En este caso, por mostrarse un seno de la mujer de la fotografía, algo que fue retocado en una portada alternativa y que se basaba en el oscurecimiento la zona. 
Musicalmente hablamos de un trabajo excelente, que fácilmente puede ser catalogado como el mejor disco del grupo, pero es que ese hecho es muy difícil de valorar cuando todavía quedan por mostrarse dos discos gloriosos que perfectamente pueden obtener el mismo calificativo. Ahí es cuando entran  juzgar los gustos personales. Dark Lady, Robot Man, Sun in my Hand o la homónima In Trance, son composiciones de incuestionable calidad, los cuales hicieron de este álbum uno de los mejores de la década de los setenta. Uli Jon Roth tenía un mayor protagonismo en las composiciones, mientras el sonido del grupo se hacía mucho más potente comparado con los dos primeros álbumes.

3. Taken By Force (1978)


Antes de que Uli Jon Roth dejase la banda y en ese mismo instante, el sonido virara hacia terrenos más directos y melódicos, Scorpions tuvo tiempo de publicar uno de los mejores trabajos, sino el mejor de su primera época. Aparece en escena el batería Herman Rarebell, quien sustituiría a Rudy Lenners y que además permanecería en el grupo hasta mediados de los 90. Taken by Force sería todo un hito en tierras japonesas, donde conseguiría el disco de platino. Todo ello gracias a composiciones tan efectivas como la inicial y efervescente Steamrock Fever, claro ejemplo de canción directa para abrir un álbum como es debido. La joya titulada We'll Burn The Sky, el riff de la espectacular The Sails of Charon y el carácter de la clásica She's a Man, He's a Woman, conforman un trío de ases imbatible que junto a otros títulos The Riot of Your Time Your Light, van completando un trabajo excelente, lleno de matices y que marcaría el fin de una época excelente en cuanto a calidad pero sin suerte en cuanto a popularidad, algo que cambiaría en años posteriores. La portada tampoco se salvó de la censura, por el hecho de aparecer armas de fuego portadas por dos jóvenes en la fotografía.

2. Love At First Sting (1982)


La perfecta continuación de Blackout se convirtió en un suceso superventas que potenciaba lo plasmado por aquel entonces y además lo enriquecía con composiciones que a la postre serían auténticos himnos de la banda. Quizás Love At First Sting sea el más equilibrado en cuanto a calidad y comercialidad, y ello se nota a las claras cuando lo escuchas en su totalidad. La potencia está controlada para no asustar a nadie, los riffs son dinámicos, ágiles y fáciles de recordar, mientras la faceta melódica se acrecienta con los giros vocales de un Klaus Meine en estado de gracia. Así tenemos composiciones como Big City Nights, Bad Boys Running Wild o la archiconocida Rock You Like a Hurricane. La banda deja entrever su lado más sensible en la monumental Still Loving You, probablemente la mejor balada que hayan compuesto jamás. 

1. Lovedrive (1979)


La marcha de Uli Jon Roth y la entrada de Mathias Jabs, se traduce en un ligero cambio de sonido que sería clave para entender la evolución musical del grupo en la posterior década de los 80 y que a la par, haría que los alemanes fuesen uno de los nombres más importantes del hard rock europeo por su clara inclinación hacia composiciones menos complejas y más directas. Algo de ello hay en Lovedrive, puesto que los elementos más psicodélicos que el grupo mostró en trabajos anteriores, aquí desaparecen por completo. El sonido de las guitarras se hace más pulcro y cristalino, las melodías vocales cobran importancia y las ventas se van incrementando. Aquí no hay ni una sola canción de relleno, por lo que cada una, siendo más o menos acelerada, con mayor o menor potencia, tenían mucho que decir. Desde la inicial Loving You Sunday Morning hasta la preciosa balada Holiday, pasando por la potente Another Piece of Meat, la sensible Always Somewhere o la juguetona Is There Anybody There?, el álbum se muestra sólido y vibrante a partes igual, sin fisuras y directo a los oídos del oyente. ¿Hace falta decir que la portada también llegó a ser censurada durante algunos años de la época?


Comentarios

Alex Palahniuk ha dicho que…
Qué raro que Blackout esté tan arriba y que no hayas metido su último disco, pero bueno, gustos son gustos; personalmente, creo que el Crazy World es mejor que el Savage y el Love At First... Pero bueno, opiniones; de todos, te felicito por tu excelente criterio. Un placer leerte.
Pauly ha dicho que…
Los mejores discos y canciones sólo están en este post! Cómo amo a estos tipos ♥ Una gran gran banda!

Un placer seguirte. Te sigo!
Saludos
Silvia Lobios ha dicho que…
Gracias cuanto tiempo sin escuchar Scorpions, bueno sólo lo que ponen en Rock FM y radios similares¡¡
Voy a darles un repasito.
Anónimo ha dicho que…
no hay una sola banda que consigiera el exito de pricipio a fin .acdc x ejemplo.los mejores pero solo se conocen las # 1.cada quien elige su banda y es simplemente la mejor para mi scorpions.
nachometalpriest ha dicho que…
BLACKOUT ES EL MEJOR Y ES DE 1982. COINCIDO MAS O MENOS CON EL LISTADO PERO TAMPOCO DEJARIA AFUERA A UNBREAKABLE 2004