20 grandes discos de Hard Rock. (Actualizado en 2017)

Tan sólo son 20 grandes discos de hard rock, eso sí, de vertiente más clásica, pues la rama melódica merece un artículo aparte. Todas las obras que aquí aparecen poseen una calidad incuestionable y han influenciado de alguna u otra manera. Siéntense y disfruten de la selección.

Led Zeppelin - IV (1971)


Venían de publicar un tercer álbum en el que predominaban los sonidos acústicos, sin embargo en esta cuarta entrega decidieron recuperar todo lo que habían mostrado hasta el momento, es decir, hard rock guitarrero, elegancia blues, pasajes folk y, sobre todo, mucha ambición. Las rockeras y afamadas "Black Dog" y "Rock and Roll" conviven con la psicodélica "Misty Mountain Hop", la robusta "When The Leaves Breaks" y la épica "Stairway To Heaven". Completando la paleta sonora, el folk aparece muy bien representado en títulos como "The Battle Of Evermore" o "Going To California". Se convirtió en el buque insignia de la banda y en su disco más vendido.

The Who - Who's Next (1971)


The Who quisieron dar un paso adelante con Who's Next en cuanto a madurez compositiva se refiere. Parece que la jugada consistía en plantar cara a unos gigantes como Led Zeppelin, y si alguna vez lo consiguieron fue con este álbum, donde cada uno de los músicos mostraba un estado de forma envidiable. "Baba O'Riley" y la mastodóntica "Won't Get Fooled Again" reunían suficientes credenciales como para aupar el disco a un nivel estratosférico, pero también "Bargain" y "Behind Blue Eyes". Las baterías de Keith Moon son superlativas. 

Deep Purple - Machine Head (1972)


In Rock había puesto en el mapa musical a los británicos Deep Purple, mientras que Fireball mantuvo el tirón comercial que poseían en los Estados Unidos, sin embargo, Machine Head confirmó su estatus de estrellas del momento gracias en parte a "Smoke On The Water", himno imperecedero del hard rock. En el haber del disco hay que sumar otro corte incendiario como "Highway Star", otro clásico inolvidable de exuberantes guitarras y estratosféricas líneas vocales. Segundas espadas como "Space Truckin'" y "Lazy" potencian y alimentan el sabor de esta receta musical tan exquisita.

Queen - A Night At The Opera (1975)


La cima creativa de Queen llegó con este trabajo, donde el hard rock, el piano rock, el glam y algunas discretas pinceladas progresivas se mezclaban en una coctelera explosiva, dando como resultado un producto genuino que ni ellos mismos han podido igualar en publicaciones posteriores. "Bohemian Rhapsody" es la bandera del disco, pero no nos podemos olvidar de composiciones como "Sweet Lady", "You're My Best Friend", la preciosa "39", o la genial "I'm In Love With My Car", cantada íntegramente por el batería Roger Taylor. El cielo musical estaba al alcance de unos pocos, y Queen tenían reservado su lugar incluso con algunos discos anteriores.

Thin Lizzy - Jailbreak (1976)


Por respeto y calidad, Thin Lizzy pertenecen a la primera división del rock, pero la repercusión obtenida nunca se ha correspondido con la valía del grupo y han quedado relegados a un segundo plano de cara al gran público. En los primeros trabajos, Lynott y compañía bebían del blues y el folk, aunque con el tiempo, sin perder la cara a tales sonidos, fueron embruteciendo el sonido hasta que encontraron un equilibrio que les llevó a publicar Jailbreak, álbum que por fin asomó la cabeza en las listas británicas y estadounidenses, conquistando a los oyentes con canciones como la homónima "Jailbreak", la estupenda "Cowboy Song", la magistral "Emerald" sobresaliendo por sus magníficas guitarras, y por supuesto con el hit "The Boys Are Back In Town". 

Ac/Dc - Highway To Hell (1979)


Este es el testamento que Bon Scott ha dejado grabado a fuego para siempre. Un disco incendiario, con unas voces magníficas y unas guitarras muy poderosas. El sonido auténtico de la banda australiana estaba aquí, y sonaban frescos. La canción homónima es un himno del rock con todas las de la ley, pero sin olvidar otros títulos como "If You Want Blood (You've Got It)" o "Girls Got Rhythm". Bajo mi punto de vista, este trabajo rivaliza con el genial aunque menos exhibido Let There Be Rock.

Guns N'Roses - Appetite For Destruction (1987)


Considerado como uno de los mejores debuts de la historia del rock, los Guns N' Roses pusieron patas arriba a toda la escena gracias a una actitud más propia del punk, pero también por las frescura de sus canciones. La salvaje "Welcome To The Jungle" se encarga de dinamitar el inicio del álbum y contrasta claramente con el sonido más amable de la célebre "Sweet Child O'Mine". La mastodóntica "Paradise City", con frenético cambio de ritmo incluido, da paso a la ruda "My Michelle", mientras "Nightrain" embelesa por sus melodías vocales con vocación de himno. Un soplo de aire fresco llegaba desde Los Ángeles, pero siempre dio la sensación de que, por sus actos, han tirado por la borda una trayectoria que pudo haber sido muchísimo más fructífera  

Van Halen - Van Halen (1978)


Van Halen es otro de los grupos que han hecho historia gracias a su debut, sorprendiendo a propios y extraños por la inventiva de las guitarras de un inspiradísimo Eddie Van Halen. La chulería de David Lee Roth y la eficiencia del resto de la banda hicieron lo demás, pero ello no tendría tal relevancia si no fuese por la inclusión de composiciones tan magistrales como "Runnin' With The Devil", "Ain't Talkin' 'Bout Love", el fantástico cover "You Really Got Me" o la locura de "Eruption". La banda ha estado en constante evolución y ha probado plasmar su música de diferentes maneras, pero pocas veces pudieron discutir la grandeza de su primer álbum.

Alice Cooper - Billion Dollar Babies (1973)



La primera mitad de la década de los 70 fue extraordinariamente prolífica para Alice Cooper y su banda de acompañamiento. De todas las obras publicadas en esa época, Billion Dollar Babies merece un trato especial. En primer lugar porque el sonido, por momentos, se vuelve más sofisticado y elaborado, fruto de ello podemos escuchar auténticos hits de la talla de "Billion Dollar Babies", "Hello Hooray", No More Mr. Nice Guy" o "Elected", todos ellos singles con repercusión en las listas estadounidenses, y también responsables de que el propio álbum fuese número uno a ambos lados del Atlántico. La gira a la que dio lugar fue apoteósica.

UFO - Phenomenom (1974)


Los UFO quizás sean uno de los grupos más infravalorados del hard rock. Nunca han obtenido un reconocimiento merecido si juzgamos objetivamente el grueso de la discografía de los alemanes, sobre todo en la década de los 70. Phenomenom es la primera de las cuatro obras maestras que publican consecutivamente, y en ella podemos escuchar clásicos como "Doctor Doctor" y "Rock Bottom", además de un medio tiempo magnífico como "Crystal Light" o la intensa "Space Child". Algo que resulta absolutamente remarcable es que la calidad no desciende en ningún momento.

Aerosmith - Toys in The Attic (1975)


Tras un par de trabajos en los que dejaban entrever que algo mágico tenían, Toys In The Attic aparece en escena para dejar su sello a base de riffs incendiarios, dosis de blues rock y canciones que a la postre se convertirían en clásicos del género. Ahí tenemos "Sweet Emotion" o "Walk This Way", ejemplos claros de su buen hacer, del buen gusto por la melodías y de las ganas que tenían por comerse el mundo. La inicial y homónima "Toys In The Attic" y el rock and roll añejo de "Big Ten Inch Records" son otros cortes realmente fundamentales del álbum.

Golden Earring - Moontan (1973)


Magnífica banda neerlandesa que se sitúa entre lo mejor que ha salido del pequeño país. El hard rock de pinceladas progresivas y puntuales secciones de viento que se han dado cita en Moontan, suponen la cima creativa de los Golden Earring. Poseen un hit para la historia, "Radar Love", pero lo que le acompaña no se deja impresionar por la grandeza de aquel, ya que "Suzy Lunacy" o "The Vanilla Queen" aportan un enfoque diferente sin bajar ni un ápice la calidad. 

Scorpions - Lovedrive (1977)


Los Scorpions han caminado muchas veces sobre la línea que separa el hard rock del heavy metal, unas veces pisando un lado, otras el otro, y es por eso que aparecerán en una lista de ambos géneros. En esa tesitura se mueve Lovedrive, el cual navega entre la calidad de los anteriores álbumes, y la calidez e inmediatez melódica de los posteriores. Ofrece una variedad llamativa y atractiva, con focos impresionantes de ejercicio guitarrero como "Loving You Sunday Morning" o la salvaje "Another Piece Of Meat". En la cara más ecléctica nos aguardan la delicada y preciosa balada "Always Somewhere", el exótico reggae "Is There Anybody There?" o la impresionante composición homónima con pinceladas progresivas. Pocos álbumes de los alemanes han sido tan completos y equilibrados, de ahí su elección.

Rainbow - Rising (1976)


Ritchie Blackmore y Ronnie James Dio formaban un cóctel incendiario, y de la unión de estos dos talentos surgieron discos como este Rising, donde podemos escuchar impresionantes composiciones como la inigualable y exquisita "Stargazer". Además se ve acompañada por "Startruck" y la potente "Tarot Woman". Todavía seguirían instalados en la élite del rock duro con Long Live Rock n' Roll, para después suavizar la propuesta tras la partida de Dio y la llegada de posteriores vocalistas como Graham Bonnet y Joe Lynn Turner.

Free - Fire and Water (1970)


La voz inmensa de Paul Rodgers preside este antológico álbum, apoyado en las maravillosas guitarras de Paul Kossoff. En este disco podrás escuchar el célebre tema "All Right Now", pero recordemos que ninguna obra maestra se sustenta por un solo corte, sino por el global del contenido incluido. Hard rock con altas cotas de blues que son una auténtica golosina para los amantes del género. La canción que da título al disco y "Mr. Big" también son palabras mayores. 

Uriah Heep - Demons And Wizards (1972)


Ciertos críticos musicales y algunas personalidades del gremio se lo pusieron difícil a la banda londinense, pero a base de trabajo y talento fueron poniendo las cosas en su sitio y acabaron demostrando su valía gracias a obras maestras como Demons and Wizards. La inicial "The Wizard" es escalofriante y delicada, y en su contraste se encuentran "Traveller in Time" y la incesante "Easy Livin'", aportando dosis de electricidad y potencia, si bien las hipnóticas "Poet's Justice" y "Rainbow Demon" poseen un encanto especial. 

The Cult - Electric (1987)


Los camaleónicos The Cult se enfundaron en cuero con Electric y abandonaron el rock gótico del magistral Love, protagonizando uno de los giros sonoros más drásticos que se recuerdan en una banda de tal calibre. Apoyados por el productor Rick Rubin, ofrecieron un álbum robusto donde las guitarras de Billy Duffy y las voces de Ian Astbury son las protagonistas. Ese trío formado por "Wild Flower", "Lil' Devil" y "Love Removal Machine" es absolutamente excitante, recordando lo mejor del sonido "acedeciano" en el que se apoyaron.

Whitesnake - Slide It In (1984)


Controvertido álbum que dependiendo de su edición cambia la participación de algunos músicos. Es la antesala de la explosión comercial de Whitesnake en los mercados, por eso considero que Slide It In posee el equilibrio perfecto entre el hard rock y el blues de sus anteriores álbumes, y la inmediatez melódica y comercial de lo que plasmaron unos años más tarde. La canción homónima es fantástica, pero también "Standing In The Shadow" y "Love Ain't No Stranger", muy dinámicas y efectivas. David Coverdale está espléndido en las voces, confirmando por qué estaba considerado una de las mejores voces del rock.

Blue Öyster Cult - Secret Treaties (1974)


El hard rock abraza la psicodelia y se empapa de textos intelectuales y crípticos, para dar forma a una obra capital para entender la discografía de los Blue Öyster Cult. Ellos también aportaron su granito de arena para engrandecer el estilo, y el ejemplo son composiciones como "Career of Evil", escrita a medias con Patti Smith. "Astronomy" es otro de los cortes destacado de un álbum que puso toda la atención sobre esta formación tremendamente interesante, aunque injustamente tratada por parte de ciertos sectores musicales.

Nazareth - Hair Of The Dog (1975)


A ritmo de cencerro se desarrolla el hit por antonomasia del grupo escocés, que además también aporta el nombre al disco. Tal es su relevancia que incluso bandas como Guns N' Roses no han dudado en versionarla. Hair Of The Dog es un álbum magistral que se apoya en magníficos riffs de guitarra y en la voz arenosa de Dan McCafferty. Además del tema ya citado, la versión de "Love Hurts" de los Everly Brothers, la majestuosa "Miss Misery" y la épica "Please Don't Judas Me" empujan el disco a ser el más vendido y trascendental de Nazareth. 

Comentarios

Javier ha dicho que…
Argh!! Incomensurable valor de los discos aqui presentados,muchos de ellos desconocidos para mi.
Gracias por compartirlos Rich!!
ROB JALFORD ha dicho que…
Sin duda en hard rock clásico tenemos tanta variedad y calidad, con grupazos que es muy difícil hacer una lista solo de 20 discos, yo metería también a Gary Moore con su run for cover,MSG y el assault attack, a Y&T con Black Tiger (o el Meanstreak) Stuart Smith con su sensacional heaven and earth o Badlands con su debut. Una sugerencia:estaría bien una lista Richyhim de heavy melódico donde meter Stryper con su to hell with the devil, Dokken con el under lock and key, Joshua con su intense defense, Blue Murder con su debut, etc..etc...También una lista de heavy clásico con Scorpions, Dio, Ozzy, Black Sabbath, Judas Priest, Saxon, Maiden o Accept. Saludos!
Yazzalmagro ha dicho que…
Muy buena selección, ningún pero que ponerle a una lista de solo 20 discos. Una cosa debo puntualizar, UFO son de Gran Bretaña, el único alemán cuando editaron Phenomenon era el gran Michael Schenker
Psk ha dicho que…
Vamos a ver. Donde están Black Sabbath?
Richy Fernández González ha dicho que…
Caballero, Black Sabbath aparecen en una lista de heavy metal, como pioneros del estilo que son.
Ricardo López ha dicho que…
Buena lista, pero definitivamente te faltó incluir a KISS.
Daniel Soto ha dicho que…
verdadera preciosidades aquí listadas .. blue oyster, rainbow , ufo, thin lizzy etc.. no sé si Boston aplica al género.. pues es indiscutible la calidad del disco homónimo..