David Bowie - Hunky Dory (1971)



Músicos participantes en Hunky Dory:
  • David Bowie (Voces, guitarras, saxofón y piano)
  • Mick Ronson (Guitarras, melotrón, coros y arreglos)
  • Trevor Bolder (Bajo y trompeta)
  • Rick Wakeman (Piano)
  • Mick Woodmansey (Batería)

A pesar de que el anterior The Man Who Sold The World había sido un buen álbum, las ventas no habían sido las que David y la compañía esperaban. Cansado de ser un artista de un solo éxito masivo hasta la fecha ("Space Oddity"), comenzó a abordar las situaciones de una manera diferente y quizás con una mentalidad más positiva. 
Recordemos que Bowie viajó a Estados Unidos para presentar el anterior trabajo, y aunque no obtuvo el reconocimiento esperado, se empapó de la cultura neoyorquina, más caótica, vanguardista y agitada que la instalada en Inglaterra. Todo aquello iba a marcar su devenir y también la propia huella sonora del nuevo álbum. Allí comienza su fascinación por el mundo de Dylan, Lou Reed, Marc Bolan o Andy Warhol, entre otros.

Para este trabajo, David se empeñó en hacer lo que realmente quería, por encima de las exigencias de las discográficas. A ello ayudó el señor Tony Defries, que mientras negociaba con varias discográficas, adelantó el dinero suficiente como para dar forma a la nueva criatura. 

Vayamos por partes. Hunky Dory sería finalmente el primer trabajo con el sello RCA, y es presentado con una portada en la que Bowie emula ser una estrella de cine. De hecho, la postura elegida y la fotografía están relacionadas con una de Marlene Dietricht, aunque con las evidentes diferencias físicas.   
Además, volvería a contar con su gran escudero, el guitarrista Mick Ronson, pero también con el batería Mick Woodmansey. Tony Visconti abandonaría el barco y dejaría el puesto de bajista a Trevor Bolder y la producción a Ken Scott, que hasta ese momento era el ingeniero de sonido, aunque con la colaboración del propio David Bowie. Todos ellos serían conocidos después como la "Spiders From Mars". La formación se completaría con la entrada de Rick Wakeman en los pianos, invitado de lujo para la entrega. 

Hunky Dory es un precioso disco de pop con muchos matices, aderezado con elementos rock y folk con melodías vibrantes. El primer tema del álbum, "Changes", anuncia claramente sus intenciones. Una composición que gira en torno a un piano, y es que así ha querido Bowie que fuese el grueso del álbum, con una intensidad en constante crecimiento que desemboca en un estribillo tartamudeado mientras Wakeman crea un vehículo espectacular para acomodar la voz de David. 
Una fascinante introducción de piano nos avisa de la llegada de "Oh! You Pretty Things", composición que Bowie compuso para Peter Noone, pero que rescató para la ocasión, y así darle su propio toque personal. La interpretación es sublime, con un estribillo magnífico apoyado por precisos coros. Citado corte enlaza con "Eight Line Poem", muy sosegada, elegante y delicada que, tal y como reza el título, está cantada en ocho líneas.   

Lo que viene a continuación son palabras mayores, pues es el turno de "Life On Mars?", la cual guarda una historia verdaderamente fascinante. Al parecer, a Bowie le encargaron escribir la letra en inglés de la canción francesa "Comme d'Habitude", que él titularía "Even A Fool Learns To Love". La adaptación de Bowie jamás vio la luz, sin embargo, Paul Anka compró los derechos de la canción francesa, la reescribió y se la ofreció a Sinatra. Aquella canción era la archiconocida "My Way". A Bowie aquello no le había parecido bien, y por ello se vengó escribiendo "Life On Mars?", que gracias a sus textos surrealistas, el piano de Wakeman, los magníficos arreglos de Ronson y la interpretación magistral de Bowie junto con un estribillo imbatible, se convertiría con el tiempo en uno de los clásicos imperecederos del artista británico.
Con "Kooks", nuestro artista regresa a la tierra para ofrecer una composición más humana y entrañable, precisamente dedicada a su hijo recién nacido llamado Zowie, en la actualidad Duncan Jones, que con sus marcadas líneas de bajo, una orquestación suave y adecuada. junto a unas bonitas melodías vocales, ofrecían un magnífico homenaje a su pequeño retoño.
El final de la primera cara recae sobre las notas de "Quicksand", una maravillosa composición, quizás de las mejores del disco, con unos textos fascinantes con referencias a Crowley o Churchill que casan perfectamente con los arreglos magistrales de Mick Ronson. 

La segunda parte de Hunky Dory se inicia con una versión de "Fill Your Heart", compuesta por Biff Rose y Paul Williams en 1966, y que quizás sea el punto más bajo del álbum, si es que tiene alguno. "Andy Warhol" aparece en escena tras una intro bastante curiosa hasta que llegan las carcajadas de Bowie y aparecen unas guitarras preciosistas y 'aflamencadas'. Al parecer, cuando Bowie enseñó la canción al homónimo protagonista, éste se sintió un tanto avergonzado por el tributo en sí, hasta que comprendió mejor los textos de la misma. "Song For Bob Dylan" es un homenaje claro al preciado cantautor folk, e incluso hace algunos guiños a través de su voz. Honesta y llena de buena voluntad, aquí es Bowie quien lleva las riendas a través de sus cuerdas vocales.

Acercándonos al final del disco,y cuando parecía que todas las canciones respirarían pop y folk por todas sus notas, aparece "Queen Bitch" para insuflar eléctrica adrenalina y nos traería las primeras muestras del glam rock que nos encontraríamos en el siguiente disco. Un grandísimo tema con fuertes reminiscencias al "Sweet Jane" de la Velvet Underground. Quizá uno de los sobresaltos de un disco donde se controlan milimétricamente los pasos, muy sutiles aunque evidentemente ambiciosos.  
El broche final lo pone "The Bewlay Brothers", volviendo al carácter acústico que impera en el disco, y a través de unas letras y una instrumentación enigmáticas.

Hunky Dory es una pieza angular de Bowie, una de las obras maestras de su carrera que, sin embargo, y a pesar de contar con críticas muy positivas desde el primer momento en que salió el mercado, no fue digerido y reconocido por el público masivo hasta años más tarde, fruto de la explosión comercial que llegaría con The Rise And Fall Of Ziggy Stardust And The Spiders From Mars. 
Por cierto, no lo había dicho antes, pero David Bowie, por si acaso, ya tenía varias canciones del Ziggy Stardust en la recámara cuando daba forma a este Hunky Dory. Para la ocasión pretendía un álbum más acústico, y se guardó las más enérgicas para lo que vendría después.

Mi puntuación: 9'75

Tracklist:

  1. Changes
  2. Oh! You Pretty Things
  3. Eight Line Poem
  4. Life On Mars
  5. Kooks
  6. Quicksand
  7. Fill Your Heart
  8. Andy Warhol
  9. Song For Bob Dylan
  10. Queen Bitch
  11. The Bewlay Brothers




  

Comentarios

Mega ha dicho que…
Uno de los discos de mi preferencia muy bueno :)