Gustavo Cerati - Ahí Vamos (2006)


Cuando el corazón de Gustavo dejó de latir el mundo de la música se estremeció. A pesar de llevar unos largos meses en coma, la esperanza de revertir su estado permanecía en la cabeza de muchos, por eso su fallecimiento fue muy sentido igualmente. A partir de ahí, las obras del artista argentino comenzaron a revolverse para brillar aún más si cabe, siendo muy probable que personas que hasta ese momento habían ignorado su música, le diesen una primera o segunda oportunidad. Los que ya sabían de su grandeza simplemente lo reivindicaban con mayor fuerza. 
Su carrera en solitario se relaciona muchas veces con la experimentación, y fruto de ello se gestaron álbumes tan brillantes como Bocanada. Sin embargo, en 2006 Cerati quiso volver un poco a sus raíces rockeras de Soda Stereo con el disco que hoy nos ocupa: Ahí Vamos. La jugada en el aspecto comercial le salió redonda ya que se convirtió en su trabajo más vendido como solista, añadiendo a su vez la cantidad de galardones y reconocimientos que ha obtenido con él.

 Ahí Vamos es por lo tanto un trabajo más convencional, con una buena y potente producción que arranca con dos de sus cortes más eléctricos y poderosos: Al Fin Sucede y La Excepción. Ambas tienen un sonido punzante, buenas melodías vocales y una base rítmica contundente. La intensidad no decae en Uno Entre 1000 ni tampoco en Caravana, aunque a la última la veo por debajo de las dos iniciales. Quizás parte de lo mejor del disco se encuentre en su parte central. Adiós es una maravillosa canción pop que estremece desde su instrumentación y melodías vocales. Lo mismo sucede en Me Quedo Aquí, aunque con un inicio más acústico. Pero para mí la joya que corona este álbum es la monumental Lago en el Cielo, una canción magistralmente estructurada donde no falta ni sobra absolutamente nada. Su equilibrio es envidiable gracias a su atmósfera, intensidad, texto y melodía, incluyendo ese arranque de rabia final que te levanta del asiento.

La segunda parte del álbum vive a la sombra del primero. No porque la calidad sea baja, sino porque es difícil igualar lo mostrado en la primera. Las guitarras incendiarias reaparecen en Dios Nos Libre, un corte trepidante que apenas deja lugar al descanso, algo que sí te ofrece el medio tiempo Otra Piel. Médium alberga una atmósfera especial muy cercana al shoegaze. Bomba de Tiempo es probablemente lo peor del disco, a pesar de tratar de mostrar una cara más bailable dentro del rock que Cerati nos muestra. Pronto destroza esa pequeña decepción con la extraordinaria belleza de Crimen, la canción más popular de la obra. Se trata de una balada que poco a poco va ganando en fuerza y que te atrapa irremediablemente desde las primeras escuchas. Para el final, Cerati opta por Jugo de Luna, un corte pop rock con momentos misteriosos y una base rítmica más que destacable.

Ahí Vamos ofrece la visión musical que Cerati tenía en los últimos álbumes de Soda Stereo. La experimentación tuvo aquí un paréntesis evidente, pero a cambio supo mostrar lo mejor que podía ofrecer en clave de rock. Reconocido músico, compositor y productor, Gustavo recogió aquí los frutos del buen hacer, con galardones varios y ventas más que convincentes. 

Mi puntuación: 8

Participaron en Ahí Vamos:
  • Gustavo Cerati (Voces y guitarras)
  • Richard Coleman (Guitarras)
  • Fernando Nalé (Bajo)
  • Leandro Fresco (Sintetizadores)
  • Fernando Samalé (Batería)
  • Pedro Moscuzza (Batería en canciones 7 y 11)
Tracklist:
  1. Al Fin Sucede
  2. La Excepción 
  3. Uno Entre 1000
  4. Caravana
  5. Adiós
  6. Me Quedo Aquí
  7. Lago en el Cielo
  8. Dios Nos Libre
  9. Otra Piel
  10. Médium
  11. Bomba de Tiempo
  12. Crimen
  13. Jugo de Luna



Comentarios

El Inmigrante ha dicho que…
Me gusta bastante tu blog, te invito al mio donde escribo reseñas de bandas, discos y sellos independeinetes de Argentina. Un saludo Cristian.
http://soyelinmigrante.blogspot.com