20 grandes discos de Thrash Metal. (Actualizado en 2017)

Metallica - Ride The Lightning (1984)


No voy a descubrir ahora que el debut de Metallica fue un auténtico bombazo, sin embargo su continuación con Ride The Lightning nos muestra a una banda que evoluciona favorablemente a la hora de componer y que además le acompaña el sonido. Los riffs mastodónticos toman los altavoces en cortes como "For Whom The Bell Toms", en la contundente "Ride The Lightning" y en la poderosa "Creeping Death". Cuando uno se da cuenta de la capacidad creativa de la banda es cuando llega el turno de escuchar "Fade To Black", donde son capaces de pisar el freno sin perder intensidad.

Sepultura - Arise (1991)


No fueron los Sepultura una banda de grandes alardes técnicos, ni tan siquiera en sus momentos brillantes, pero lo pulían con actitud y conociendo bien los límites hasta los que podían llegar. Después de publicar unos primeros álbumes en los que la locura era extrema, poco a poco fueron limando sus defectos, comenzaron a poner cordura en sus composiciones y a no tomar la velocidad como un todo. Avisaron con Beneath The Reamins y culminaron la transformación en Arise, donde consiguieron crear buenos riffs y ofrecieron cambios de ritmo exquisitos. Entendieron el camino para llegar a la cima.

Coroner - No More Color (1989)


Los suizos Coroner nunca han podido convertirse en primeros espadas del thrash, y no será porque no lo mereciesen. Quizá uno de los impedimentos resida en surgir de un pequeño país en el que el panorama internacional nunca ha puesto demasiada atención. Sea como fuere, lo cierto es que trabajos como Mental Vortex acaban siendo necesarios para alimentar el estilo. Se trata de un álbum técnico de inclinaciones progresivas y voces muy rasgadas. Los riffs son espeluznantes en temas como "Semtex Revolution" y "Divine Step". Se atreven con el "I Want You (She's So Heavy)" de los Beatles.

Kreator - Coma of Souls (1990)


Una de las formaciones más poderosas del thrash metal europeo. Procedentes de Essen (Alemania), llevan en activo desde mitad de los años ochenta, lo que los convierte en una de las bandas más longevas dentro del movimiento. En sus primeros cinco años publicaron otros tantos discos de calidad, aunque aquí quiero destacar el que precisamente da la bienvenida a los noventa, que no es otro que Coma Of Souls. Canciones como "People Of The Lie" demuestran todo su poderío, destacando sobremanera las voces de un Petrozza en estado de gracia. Crudeza y agresividad a raudales.

Voivod - Dimension Hatröss (1988)


Los canadienses Voivod disponen de un catálogo discográfico sumamente amplio en el que han demostrado parte de sus inquietudes, plasmando diferentes sonidos que les ha llevado a ser muy reconocidos dentro del ámbito underground. Desde su debut fueron evolucionando hasta que encontraron acomodo dentro de un thrash metal técnico de inclinaciones progresivas. En esa tesitura nos topamos con Dimension Hatröss, una excelente continuación de Killing Technology, donde nos obsequian con maravillas de la talla de "Tribal Convictions" o la excepcional "Psychic Vacuum".

Vektor - Black Future (2009)


Por calidad estamos ante uno de los máximos exponentes del thrash actual. Los estadounidenses tienen muy poco que envidiar a varios de los grandes del género si analizamos detenidamente lo que han venido publicando desde su formación en 2002, salvo que no han emergido al tiempo que aquellos. Black Future es un trabajo de impecable factura en el apartado instrumental, mostrándose muy técnicos y añadiendo elementos progresivos con pinceladas black. El problema es que el pasado año tres de los cuatro miembros han abandonado la banda. Esperemos que el futuro no sea negro para el grupo. 

Sodom - Agent Orange (1989)


Importante formación alemana y uno de los máximos exponentes del estilo en el continente europeo gracias a dos álbumes de finales de los ochenta como Persecution Mania y Agent Orange. Sodom forman parte de ese trío alemán que se completa con Kreator y Destruction. Dentro del álbum que nos ocupa es obligatorio destacar la propia canción homónima, pero también "Remenber The Fallen" y "Ausgebombt", donde claramente recuerdan a unos Motörhead algo más agresivos. No es descabellado pensar que el álbum incluso presenta influencias del heavy clásico y ciertos retazos punk.

Anthrax - Among The Living (1987)


Ya venían avisando de su potencial en el fabuloso Spreading The Disease de 1985, pero es que tan sólo dos años después publicaron Among The Living, el que para muchos es su obra más influyente. Lo que sí está claro es que con él comenzaron a tener relevancia incluso en las listas estadounidenses, alcanzando además el disco de oro en dicho país. El motivo es claro, temas tan impresionantes como "Caught In A Mosh", "Indians" o "I Am The Law" se convirtieron en favoritas de muchos de los oyentes y los convirtieron en uno de los grandes del subgénero. Fueron incapaces de repetir su calidad.

Exodus - Bonded by Blood (1985)


La banda estadounidense Exodus es uno de los mayores exponentes del thrash metal de la Bay Area. Llevan más de 30 años en activo y jamás han sido capaces de igualar una obra tan representativa como Bonded By Blood.  No era una tarea fácil porque hablamos de un álbum de mucha calidad en el que combinan el thrash con el speed metal, algo que queda de manifiesto en la inicial y homónima "Bonded By Blood". "Piranha" es una composición angustiosa, veloz y agresiva, muy en la onda de la fabulosa "A Lesson In Violence". Los cambios de formación han sido una constante en su trayectoria.

Forbidden - Forbidden Evil (1988)


Los estadounidenses Forbidden, también pertenecientes a la Bay Area, quizá llegaron un poco tarde a la fiesta y ello pudo restarles un protagonismo que podrían haber merecido. Bien es cierto que tras dos álbumes de excelente factura, terminaron cayendo en el olvido, en parte por espaciar tanto los lanzamientos en el tiempo, pero también por no resistir a un nivel similar durante más tiempo. El debut Forbidden Evil posee numerosos ingredientes para tenerlos en cuenta gracias a unos músicos capaces de plasmar prácticamente todo lo que aparecía por sus cabezas. Tremenda "Chalice Of Blood".

Celtic Frost - To Mega Therion (1985)


Celtic Frost es una banda suiza de cierto nombre y relevancia en los círculos profundos del metal. A pesar de su obvia vinculación con el thrash, no hay que olvidar que han dado giros musicales un tanto inesperados que han tirado por tierra parte de su reputación, no por los cambios en sí, sino por falta de ideas. Sin embargo, To Mega Therion es un formidable álbum que combina la agresividad del thrash con algunas guitarras doom y elementos black. Suenan poderosos en cortes como "The Usurper" y "Circle Of The Tyrants". Con una propuesta más doom, destacaron en 2006 con Monotheist, su último álbum.

Metal Church - Metal Church (1984)


Otro de los grupos que alcanzarían su mayor éxito con el primer disco y que, además, como otros muchos, proceden de la ciudad estadounidense de San Francisco. Este Metal Church se asienta a caballo entre el heavy metal y del thrash primigenio, pero con la suficiente inventiva y variedad como para resistir numerosas escuchas del tirón. Los dos primeros cortes del álbum son extraordinarios, y es que tanto "Beyond The Black" como la propia "Metal Church" ofrecen intensidad, calidad e inquietantes atmósferas coronadas por una voz, la de David Wayne, gritona y rasgada pero de gran calidad.

Artillery - By Inheritance (1990)


Artillery es una formación danesa que tiene en By Inheritance su mayor logro discográfico, siendo un álbum de mucha calidad con detalles técnicos muy interesantes y con una vena melódica que hace que para el oyente sean algo más fáciles de asimilar. La veloz "Khomaniac" es extremadamente intensa mientras en la canción homónima despliegan sus mayores dotes compositivas. En "Bombfood" nos encontramos a unos músicos que también saben incorporar elementos más propios del heavy/speed metal. Después se perdieron en el tiempo hasta que reaparecieron en diferentes etapas.

Megadeth - Rust in Peace (1990)


La trayectoria de Megadeth no tiene absolutamente nada que envidiar a la de Metallica, salvo en las ventas, aunque es un detalle menor, dado que lo más importante de cara al arte de la música en sí es ser respetado, influyente y ofrecer calidad, y en todo ello han cumplido sobradamente. Tanto es así que Rust In Peace es para muchos uno de los mejores tres álbumes de la historia del thrash metal. Técnico, combativo, veloz, contundente y no exento de melodía. El trabajo que hay detrás es apabullante, y eso se refleja en cortes como "Holy Wars...The Punishment Due", "Hangar 18" y "Tornado Of Souls". 

Slayer - Reign in Blood (1986)


La actividad de Slayer en la década de los 80 es muy poderosa. En ella fueron capaces de publicar una serie de álbumes que son un ejemplo para las formaciones emergentes. Por calidad podríamos discutir sobre cuál sería conveniente destacar en una lista así, sin embargo hay que tener en cuenta el momento clave en el que Slayer asoma la cabeza y se convierte en una banda de cierta relevancia. Ese momento llegó con Reign In Blood, una obra violenta que ha sido capaz de vender más de medio millón de discos en Estados Unidos. Títulos como "Angel of Death" y "Raining Blood" son culpables de ello.

Overkill - The Years Of Decay (1989)


Pocas bandas del estilo pueden igualar la carrera de Overkill por longevidad, calidad y regularidad. Siempre tras la estela de nombres como Metallica, Megadeth e incomprensiblemente Anthrax, quienes ni de lejos han sido capaces de mantenerse durante mucho tiempo a su mejor nivel; lo cierto es que poseen un puñado de álbumes impresionantes como The Year Of Decay, con canciones como la veloz "Elimination" o la explosiva "I Hate" que son absolutamente magistrales. Tuvo cierta relevancia en el Billboard estadounidense, y a día de hoy está considerada como una de las grandes obras del thrash.

Testament - The New Order (1988)


Testament es otra de las grandes formaciones que pertenecen al thrash metal de la Bay Area. Debutaron con un magnífico disco de la talla de The Legacy, pero lo complicado era hacer frente al factor sorpresa de aquel y así lo hicieron en The New Order, donde se mostraron sólidos y compusieron algunas de las mejores composiciones de toda su carrera como "Trial By Fire", "Into The Pit" o "Disciples Of The Watch". Pecaron después de cierta irregularidad en la década de los 90, pero en los últimos tiempos se han ido reponiendo y han demostrado que son de lo mejor que ha parido la escena.

Nevermore - This Godless Endeavor (2005)


Nevermore se formaron en Seattle a principios de los noventa, aunque no fue hasta el año 95 cuando debutaron con un larga duración. A partir de ahí fueron creciendo hasta el punto de publicar obras de indudable calidad. Así fueron llegando los espectaculares Dreaming Neon Black, Dead Heart In A Dead World, y este This Godless Endeavor que publicaron en 2005. Thrash metal con evidentes elementos progresivos y una serie de potentes composiciones con cierto regusto melancólico en el que mandan las melodías. "Final Product" o "Born" son claros ejemplos del material que aquí nos ofrecen.

Death Angel - The Ultra - Violence (1987)


Cuando esta banda de San Francisco debutó con The Ultra - Violence, sus integrantes ni tan siquiera llegaban a la veintena, es más, el batería Andy Galeon solamente tenía catorce años, aunque esto no fue impedimento para que sorprendiesen a muchos sectores especializados del thrash gracias a una colección de canciones frescas y de calidad. Sírvase de muestra la composición homónima que llega a alcanzar los diez minutos de duración para entender el artefacto que habían facturado estos sorprendentes músicos. La inicial "Thrashers" también se encuentra entre lo mejor del disco.  

Annihilator - Alice in Hell (1989)


Lo de los canadienses Annihilator es digno de estudio. Han pasado casi treinta años desde que debutaran con Alice In Hell y, salvo el posterior trabajo titulado Never, Neverland, todo lo demás han sido obras muy lejanas en calidad y pocas veces han dado muestras de una leve recuperación. En el álbum que aquí destaco han plasmado parte de su poderío, de su talento compositivo y de su capacidad para añadir elementos que los diferenciasen del grueso de bandas del estilo. El inicio con "Crystal Ann", el hit "Alison Hell" y la abrasiva "W.T.Y.D.", definen una receta propia y ciertamente elaborada.

Comentarios

Sr. Eco ha dicho que…
Soy de aquellos que creen que el Rust In Peace ha sido de lo mejor que ha dado este subgénero.
Pablo ha dicho que…
Yo he sido MUY aficionado al Thrash Metal, la lista está muy bien, pero decir que el Reign In Blood es técnico... Hell Awaits va mucho más allá en cuanto a técnica, sobre todo la base rítmica, dentro de las grandes virtudes del RIB.
Richy ha dicho que…
Por mucho que el Hell Awaits sea más técnico, no quita que el Reign in Blood lo sea en menor medida. No trato de compararlos entre sí. Hablo del disco que he puesto, sin más.
Pablo ha dicho que…
No le veo una técnica desmesurada, dentro de que me encanta el disco y amo Slayer. Bonito detalle meter a Celtic Frost también.
oscar perez ha dicho que…
No me parece mal la lista.Al reves me parece que toca bandas de un genero que en estos dias que a cualquier cosa de dudosa calidad se le encasilla como metal pues conviene.Yo añadiria Holy Terror y su increible e imprescindible Mind Wars.En la estela de esas bandas que comentas poco valoradas y con una calidad digna de recordar.
Anónimo ha dicho que…
Esta lista está muy bien preparada, y considero más que esenciales la gran mayoría de los que has puesto. Brutal.
diego lopez ha dicho que…
Muy buena la lista, me trajo grandes recuerdos, puedo decir que escuché el 90% de la lista al menos una vez. Yo hubiera puesto a Flotsam &Jetsam, antes que a esas dos bandas nuevas como Nevermore. Pero es tu lista y está muy bien.