David Bowie - Low (1977)


Músicos participantes en Low:
  • David Bowie (Voces, guitarras, saxofón, arreglos, bajo, sintetizadores, armónica, xilófono, vibráfono, percusión)
  • Brian Eno (Sintetizadores, coros, Minimoog, efectos, teclados, chamberlín, piano)
  • George Murray (Bajo)
  • Ricky Gardener (Guitarras)
  • Carlos Alomar (Guitarra rítmica)
  • Eduard Meyer (Violonchelo)
  • Dennis Davis (Percusión)
  • Roy Young (Piano, farfisa)
  • Peter Robinson (Piano, sintetizadores)
  • Paul Buckmaster (Piano, sintetizadores)
  • Mary Visconti (Coros)
  • Iggy Pop (Coros en "What In The World")

Tras los flirteos con el "plastic soul" y el funk de un dudoso Young Americans y un fantástico Station To Station, y una vez terminada la gira de este último por los Estados Unidos, Bowie ya tenía en mente mudarse a Europa, al principio con la vista puesta en Suiza, en la que llegó a vivir, pero poco a poco fue convenciéndose de asentarse finalmente en Alemania junto a Iggy Pop, con el propósito de sacar adelante sus inquietudes musicales, pero también para poner fin a los abusos incesantes de cocaína. La realidad es que durante un tiempo en el continente europeo, y viajando a diferentes países, entre ellos Polonia, que le inspiraría a la hora de componer un tema del álbum que nos ocupa, no estuvo exento de contratiempos en países como Rusia, pero sobre todo en el Reino Unido, concretamente en la estación Victoria, cuando se dirigió a sus seguidores por medio de un saludo. Hasta ahí nada relevante, el problema vino cuando varios medios de comunicación publicaron una foto de Andrew Kent, fotógrafo que precisamente viajaba con él en aquellas fechas, con un Bowie pareciendo hacer un saludo fascista. Ese supuesto saludo, unido a unas declaraciones polémicas en Suecia días antes, hicieron que todo se entremezclase, teniendo David que salir al paso para desmentir tal saludo, y matizar aquellas palabras añadiendo que él no tenía nada que ver con el movimiento nazi. Sus compañeros salieron en su defensa, alegando que jamás se habían sentido ofendidos, ya que incluso en su entorno había personas judías, señalando además que Bowie jamás había sido racista. Todo encaja si tenemos en cuenta que David ha trabajado con músicos de diferentes razas y creencias en su carrera. 
Más adelante Bowie señaló que en aquel tiempo las drogas habían hecho mella en su estado mental, y sobre todo el adoptar el papel de un seductor frío y malvado como "The Thin White Duke", había sido una carga para él. A pesar de que muchos habían tildado aquello de montaje y de oportunismo aprovechándose de su estado de alucinación mental, su reputación se puso en entredicho. Era el momento de un reciclaje musical, espiritual y personal.

A pesar de que Bowie quería trabajar con su amigo Iggy en Alemania, fue finalmente Francia, y concretamente sería el estudio Chateu D'Hérouville el que presenciaría los siguientes movimientos de ambos. El sitio sería familiar para David, ya que allí grabó el disco de versiones Pin Ups
Tras una vuelta a Suiza, donde estaba la que en ese momento era su pareja Angie, de la que no se esperaba que siguieran juntos mucho más tiempo, volvería a Francia para producir y componer parte del primer álbum en solitario de Iggy Pop. Ambos decidieron después ir a Múnich e instalarse en Haupstrasse 155, terminando además de grabar el álbum de Iggy en los estudios Hansa. A partir de aquí, Bowie decide poner todo su empeño en un nuevo trabajo, y para llevar a cabo la tarea quiso contar con la ayuda de Brian Eno, y por supuesto con la mano amiga de Tony Visconti.

David regresa a Francia con Visconti y el resto de músicos, excepto Eno, el cual llegaría más tarde, mostrando ciertas ideas y dejando claro que en todas ellas deberían plasmar el sello personal de cada uno. Bowie sentía simpatía por la música de los vanguardistas Neu!, Popol Vuh o Kraftwerk, incluidos en el movimiento Krautrock, y eso le dio un empujón a su inspiración, dejando un hueco importante para la experimentación y la utilización de diferentes instrumentos y trucos electrónicos.
Low se inicia con "Speed Of Life", un corte instrumental donde uno se hace a la idea de lo que se buscaba en el álbum. Sin embargo, es la guitarra de Ricky Gardener la que brilla con luz propia. Un hecho puntual como el que Angie apareciese en las sesiones con un fiel amigo, desembocó en una pelea entre este y Bowie, con cristales rotos de por medio, inspirando la gestación de "Breaking Glass", donde aquí además de los juguetes de Eno y las guitarras, destacaba una gran base rítmica. "What In The World" es quizás el corte menos logrado, pues bajo mi punto de vista cuenta con momentos demasiado sobrecargados, a pesar del aliciente de los coros de Iggy Pop. "Sound And Vision" aparece en escena con un magnífico juego de guitarras, y sobre todo la exquisita interpretación de Bowie al saxofón, y como no, a las voces. Es el hit indiscutible del disco, y eso que su estructura no es para nada convencional. Geniales las aportaciones vocales de la pareja de Tony, Mary Visconti,
Un accidente que Bowie tuvo con su Mercedes en Suiza dio como resultado la canción titulada "Always Crashing In The Same Car", con un tratamiento espectacular en el sonido de guitarras y unas líneas vocales de Bowie más sugerentes y susurrantes. "Be My Wife" es deliciosamente melódica y posee una instrumentación igualmente rica en matices. El final de lo que en su momento fue la primera cara reside en la instrumental "A New Career In A New Town", que siguiendo la tónica de la misma, ni siquiera alcanzaba los tres minutos de duración. Está inspirada en la propia mudanza de Bowie y en la búsqueda para comenzar una nueva época en su carrera, de ahí que haya ramalazos optimistas.

La segunda parte, instrumental toda ella salvo puntuales alaridos, incide en la experimentación, aunque esta vez con un marcado carácter "ambient". Esta cara comienza con "Warszawa", sin duda una de mis favoritas del disco. Precisamente inspirada en una escena que Bowie presenció en la capital polaca, e iniciada por una secuencia de notas que Eno escuchó al hijo de Tony Visconti, cuando este toqueteaba el piano del estudio. Contiene unos pequeños adornos vocales realizados por Bowie aunque sin texto, simplemente emitiendo sonidos inspirados en cantos balcánicos. Preciosa, melancólica y magistral. "Art Decade" es inquieta por sus atmósferas y su vibráfono, mientras "Weeping Wall", cuyos instrumentos utilizados son tocados íntegramente por Bowie, crean algunos pasajes hipnóticos y bellos. Para el final,"Subterraneans", que junto a "Warszawa" son las piezas más extensas del álbum. Si no estoy mal informado, está inspirada en el Berlín Este, lo que viene a mostrar la parte más germana del álbum junto a la citada "Weeping Wall".

Low es probablemente el salto musical más arriesgado de Bowie y el inicio de la llamada "trilogía berlinesa", aunque hay que decir que el disco fue grabado en Francia y mezclado en Alemania, pero es obvio la influencia germana en el mismo. El cambio sonoro es brutal, lo que ha llegado a descolocar a críticos y seguidores del artista británico, y es que en un momento en que el punk británico estaba en auge, él opta por asentarse en otro país e ir contracorriente. Incomprendido inicialmente, hoy considerado una obra maestra sin paliativos. Además ayudó a David a reencontrase consigo mismo, a recuperarse tanto en lo mental como en lo físico, y a sobrevivir en una década en la que si llega a proseguir con los mismos excesos, probablemente no habría salido vivo de allí.

Mi puntuación: 9'25

Tracklist:
  1. Speed Of Life
  2. Breaking Glass
  3. What In The World
  4. Sound And Vision
  5. Always Crashing In The Same Car
  6. Be My Wife
  7. A New Career In A New Town
  8. Warszawa
  9. Art Decade
  10. Weeping Wall
  11. Subterraneans




Comentarios

Come Cocos ha dicho que…
Estamos buscando colaboradores/as para nuestro Blog, sería una publicación semanal. Eres el perfil que estamos buscando, contacta con nosotros para más información www.rincondelcomecocos.com
AntonioR ha dicho que…
Me ha encantado tu blog, gran trabajo el que has dedicado al maestro Bowie. Cada día lo echo más de menos; su época "berlinesa" ha sido con la que más he tenido reparos, hoy me doy cuenta que fue vital dentro de la línea musical new wave, adelantándose a la era post-punk, increíble. Un saludo
Richy Fernández González ha dicho que…
Muchísimas gracias Antonio. Te invito a que sigas comentando cuanto y cómo quieras. Siempre serás bien recibido.

La "trilogía berlinesa" es complicada de asimilar por el cambio sonoro drástico que trajo consigo, pero una vez te acostumbras, admiras la grandeza de álbumes como "Low".
Johnny JotaJota ha dicho que…
Bueno, leído todo tu repaso sobre Bowie. Fenomenal. Gran trabajo. Me he suscrito a este espacio. Saludos.
Richy Fernández González ha dicho que…
Muchas gracias. Seguiré repasando la carrera de Bowie, pues tengo pensado hacer las reseñas de "Scary Monsters", "Let's Dance", "1. Outside" y "Heathen" como mínimo.

Me alegro que te haya convencido mi trabajo al respecto.
Ariel Martínez ha dicho que…
Encontré en mi blog la invitación para un intercambio de links, visité tu página y también me pareció muy interesante y con muchos contenidos coincidentes, acepté tu invitación y ya te integré a mi lista de blogs, seguimos en contacto y retroalimentación.
Rodrigo Guerrero ha dicho que…
Richy Fernández González, agradecería mucho tu opinión, análisis y observaciones respecto de las "Low Symphony" y "Heroes Symphony" de Philip Glass, inspiradas en la música de Bowie y Eno. Gracias y todas las felicitaciones por tu blog, me ha facilitado enormemente valiosos aprendizajes.