David Bowie - The Rise and Fall of Ziggy Stardust and The Spiders From Mars (1972)


La explosión definitiva de Bowie llegaría con la publicación de este trabajo, que sin duda alguna se trata de una de las cimas del glam rock. Motivos de sobra tiene para que se le otorgue tal grandeza. 
El álbum salió a la venta un 6 de junio de 1972, siendo una ópera rock cuya temática conceptual se basa en un extraterrestre andrógino que para salvar a nuestro planeta se convierte en una estrella de rock que a la postre terminaría siendo engullido víctima del éxito. Esta historia sería parte de lo vivido por el rockero Vince Taylor en su momento, solo que la historia posee un mayor número de matices para poder sacarle más partido y posibilidades a esta fascinante obra musical.

El resto de la banda que acompaña a Bowie pasarían a ser conocidos como la formación "Spiders From Mars", aunque poco faltó para que el matrimonio musical se fuese al traste cuando el artista les enseñó los atuendos que debían portar, ya que no estaban tan seguros de que funcionara, y sentían algo de miedo porque las ropas eclipsaran la música. De hecho, fue Mick Ronson, su mano derecha, quien opuso mayor resistencia, pero David se puso el traje de comercial para venderles que estaban ante lo que el consideraba un vestuario futurista, Quizás parte del éxito del álbum, además de por sus formidables prestaciones musicales, reside en que el propio Bowie interpretó el papel del protagonista de la historia, a veces un tanto surrealista.
Como aporte, recordemos que en esa época se estaba dando forma a la que sería una de las bandas que llevarían el glam rock a cotas masivas. Hablo de Queen, cuyo vocalista se le pudo ver en aquellos momentos, cuando todavía era una persona anónima, en varios de los conciertos del señor Bowie, lo cual dice mucho sobre lo que el artista quería exponer ya no solo en sus discos, sino también en sus sudorosos y extravagantes directos.

Vayamos pues con el contenido musical de un álbum que se inicia con "Five Years", que progresa lentamente sobre arreglos de cuerda, mientras el personaje comunica a los habitantes que el planeta se está muriendo. Todo ello bajo una interpretación sublime que no para de ganar en intensidad, alcanzando cotas de dramatismo realmente espectaculares. Las melodías preciosas de "Soul Love" prosiguen con la misión de seducir al oyente. El patrón es similar al de la canción inicial, si bien es cierto que los aportes de saxofón de Bowie y las guitarras eléctricas de Ronson logran romper ese ambiente hipnótico que han tejido con sus telas de araña. 

"Moonage Daydream" se erige como una de las composiciones imprescindibles del disco, y recordemos que es una de las que fueron cogiendo forma en las sesiones de Hunky Dory, y que finalmente decidieron aparcar por su electricidad, sabiendo que aquel pretendía tener un carácter más intimista. Las guitarras mágicas de Mick Ronson se entrelazan con las acústicas de Bowie, mientras las orquestaciones van sumando grandilocuencia y espectacularidad. Es aquí cuando se acerca "Starman" en forma de gema pop, de estrofas engalanadas con preciosas guitarras acústicas, las cuales campan a sus anchas mientras van creando el sendero perfecto para que Bowie interprete las líneas vocales de un apoteósico estribillo. Inmortales las guitarras eléctricas mientras se recitan los característicos "la, la, la, la". Curiosamente, este clásico imperecedero se terminó en la última sesión de grabación del álbum.  

A pesar de que el cover "It Ain't Easy" pueda parecer fuera de lugar por resultar un elemento extraño en un álbum de tal grandeza, aporta su amena visión rockera, eso sí con menos brillantez, aunque con una interpretación notable de David. "Lady Stardust" es una preciosa balada de melodías fascinantes y elegancia elevadas a la máxima potencia. Los pianos se erigen como los principales protagonistas, mientras Ziggy, el protagonista de la historia, comienza a brillar con luz propia.

La segunda mitad del álbum es la que nos mete de lleno en el mundo del glam rock más provocador y adictivo. "Star" es un rock n' roll acelerado guiado por vertiginosos pianos que se funden con la potente base rítmica. Ziggy, nuestro protagonista de la historia, es ya toda una estrella "mainstream". 
"Hang On To Yourself" es toda una declaración punk de la época con fuertes ramalazos glam. Un riff sencillo se deja notar mientras Bowie recita las exuberantes estrofas, hasta llegar a un estribillo más que sugerente. El propio "Ziggy Stardust" posee tema propio, y desde luego hablamos de uno de los cortes más espectaculares y reconocibles del álbum, con cortantes riffs y excelentes líneas vocales, donde se nos anuncia el fin de la unión de Ziggy con los "Spiders From Mars" en la propia historia, fruto de la fama y los egos del mismo. Paradójicamente, la separación de Bowie con los "Spiders" sucedería poco después en la vida real, tras la publicación de Aladdin Sane. Es entonces cuando llega "Suffragette City", un corte explosivo, repetitivo aunque igualmente espectacular e incendiario. Un alud sonoro repleto de guitarras, pianos, una base rítmica que es un torbellino, pegadizos fraseos y un mensaje que se acerca a la autodestrucción del personaje por medio del sexo desenfrenado y las drogas, cobrando un mayor sentido en la memorable "Rock 'N' Roll Suicide", la cual comienza de manera pausada a través de sus guitarras acústicas mientras asistimos a una interpretación elegante de David, donde incluso se atreve con un épico final protagonizado por una sección de vientos. Final memorable, brillante y enormemente apoteósico.

Estamos ante uno de los mejores discos de la historia del rock, pero muy a la par que Hunky Dory, solo que aquí se han explotado mucho mejor la imagen, la propia música y la grandilocuencia de la misma, además de optar por un sonido más efervescente y porque no, por melodías más amenas. Lo curioso es que el concepto en sí, la propia historia sobre el auge y la caída de una estrella del rock no parecía tener en principio demasiado recorrido, y sin embargo terminó por encumbrar a un Bowie que viviría en aquellos momentos sus mejores cotas de creatividad y grandeza, aunque como el propio protagonista de la historia, acabaría sumido poco después en unos excesos que a punto estuvieron de mandar al traste su carrera musical.

Mi puntuación: 9'75 

Músicos participantes en el disco:
  • David Bowie (Voces, guitarras, saxofón y arreglos)
  • Mick Ronson (Guitarras, pianos y coros)
  • Trevor Bolder (Bajo)
  • Mick Woodmansey (Batería)
  • Rick Wakeman (Clavecín, teclados en "It Ain't Easy")
  • Dana Gillespie (Coros en "It Ain't Easy") 
Tracklist:
  1. Five Years
  2. Soul Love
  3. Moonage Daydream
  4. Starman
  5. It Ain't Easy
  6. Lady Stardust
  7. Star
  8. Hang On To Yourself
  9. Ziggy Stardust
  10. Suffragette City
  11. Rock 'N' Roll Suicide





Comentarios

Conci Ertogusto ha dicho que…
¡Te lo curras mucho! ¡Ánimo!