091 - Doce Canciones Sin Piedad (1989)


Formación en Doce Canciones Sin Piedad:
  • José Antonio García (Voces)
  • José Ignacio Lapido (Guitarras)
  • Antonio Arias (Bajo)
  • Tacho González (Batería)

Ahora que son actualidad gracias a esa gira de reunión llamada "Maniobra de resurrección", conviene reivindicar el nombra y la música de una banda que fue capaz de publicar grandísimas obras con una repercusión escasa.
Los granadinos tuvieron que ir superando diversos obstáculos desde sus inicios en Cementerio de Automóviles con el sello DRO, muy en la onda punk rock y new wave. Poco más tarde conocen a Joe Strummer de The Clash, quien sería el productor en Más de Cien Lobos, ya fichados por Zafiro. Los problemas fueron surgiendo por las distintas perspectivas del grupo, productor y el sello, dando lugar a prisas, nervios e inquietudes que dieron como resultado un sonido algo más pulcro con composiciones irregulares pero que mejoraban claramente la anterior propuesta. Poco después llegaba el abandono de Antonio Arias, quien era sustituido por Ángel Doblas en el bajo para la grabación de Debajo de las Piedras, un álbum que cuenta con buenos temas pero una pobre producción a cargo de Tibu, bajista de Banzai. Lo que estaba claro es que en ese momento el sello Zafiro no estaba respaldando al grupo adecuadamente, y es que existía el talento, pero no había consenso para gestionarlo adecuadamente.

Por fortuna, en 1989 ve la luz este Doce Canciones Sin Piedad, en el que además regresa Antonio Arias, conformando así de nuevo la formación original. Bajo la producción de Andreas Prittwitz, quien ha trabajado con gente como Sabina o Krahe, entre otros, y con el que por fin consiguen un sonido de justicia para hacer brillar unas composiciones magistrales, comienza la época dorada de los 091, encandilando a críticos y a una porción de público, a todas luces escaso teniendo en cuenta el potencial del álbum, que vibraría con el contenido del mismo. Se percibe una evolución lógica, con un tratamiento de las letras mucho más maduro y un ejercicio instrumental que reúne diferentes vertientes sonoras que lo hacen bastante ecléctico. 

"Cartas en la manga" da el pistoletazo de salida con un ritmo dinámico y un sonido fresco en el que sobresalen sus melodías. Los textos, obra de la gran pluma de José Ignacio Lapido, se convierten en poesía pura, mientras en los claros e inteligentes estribillos sobresale la colaboración en los coros de Antonio García de Diego, que también repite en "Nadie encuentra lo que busca".  "Confusión" tiene una actitud más roquera y cruda en la que sobresalen los riffs de guitarra, los cuales empastan perfectamente con una sólida base rítmica y las voces de José Antonio García. "En tus ojos" es una gema pop de grandes melodías aportadas por Antonio Arias, y textos magistrales a cargo de Tacho y Lapido. Normalmente, tanto la música como las letras corren a cargo de José Antonio Lapido, pero en algunas ocasiones el protagonismo es compartido o como en este caso, Antonio Arias toma las riendas llevando la música de la banda a muy buen puerto. 
Las baterías suenan con contundencia en "El deseo y el fuego", y acto seguido las guitarras acústicas y eléctricas hacen acto de presencia mientras sobresalen unas líneas de bajo bien juguetonas, para acabar desembocando en un estribillo repetitivo de buen gancho melódico, en este caso algo más almibarado. "Nadie encuentra lo que busca" es una preciosa balada acústica que cuenta con buenas letras y una aparición estelar de Manuel Angulo aportando preciosas melodías con su oboe.
Tras el descanso aportado por la anterior composición, cogemos aire para afrontar la llegada de "En el laberinto", en el cual encontramos textos con referencias bíblicas, además de una instrumentación rockera muy bien elaborada. 

Hablamos de un álbum en el que la totalidad de las composiciones poseen un nivel extraordinario, pero hay una canción que sobresale por encima de las demás gracias a su carácter punk e inmediatez. Me refiero a "¿Qué fue del siglo XX"?, donde se dan cita algunas referencias en los textos que serán reconocidas por todos los humanos. Una canción que aporta ese factor diferencial necesario para aportar cierto eclecticismo. Sin embargo, lo que viene después tampoco se queda atrás en grandeza, y es que "Esta noche", con su grandeza instrumental y sus textos esperanzadores, de los pocos en todo el disco, siguen manteniendo el nivel altísimo del disco. "Al borde del abismo" posee una instrumentación preciosista ideada por el señor Arias que se beneficia de puntuales aportes de teclado y piano, bien ejecutados por el músico Mariano Díaz, los cuales encajan perfectamente con las guitarras acústicas. "Nada es real" posee un ritmo vibrante que por momentos parece homenajear a algunas composiciones punk pop-rock de la década de los 70. "El trago más amargo" parece querer evocar los sonidos sureños de décadas pasadas, con un ejercicio de guitarras sencillamente notable, mientras José Antonio García recita maravillosamente los textos escritos por Lapido.   
Para el final, un pildorazo rockero a cargo de "Carne cruda", en el que las voces de García se vuelven más agresivas por momentos. Las estrofas son bastante viscerales, mientras los estribillos se suavizan y aportan momentos algo más melódicos.

Para muchos, Doce Canciones Sin Piedad es uno de los mejores álbumes compuestos en nuestro país, y desde luego no seré yo quien vaya a decir lo contrario. Lo que sí quisiera apuntar es que la grandeza musical de los 091 no se termina aquí, y es que en trabajos posteriores, donde además endurecerían bastante el sonido, seguirían firmando memorables composiciones con una calidad en los textos todavía superior al que nos ocupa. 

Mi puntuación: 9      

Tracklist:
  1. Cartas en la manga (Música y letra: José Ignacio Lapido)
  2. Confusión (Música y letra: José Ignacio Lapido)
  3. En tus ojos (Música: José Antonio Arias. Letra: Tacho González/José Ignacio Lapido)
  4. El deseo y el fuego (Música y letra: José Ignacio Lapido)
  5. Nadie encuentra lo que busca (Música y letra: José Ignacio Lapido)
  6. En el laberinto (Música y letra: José Ignacio Lapido)
  7. ¿Qué fue del siglo XX? (Música y letra: José Ignacio Lapido)
  8. Esta noche (Música y letra: José Ignacio Lapido)
  9. Al borde del abismo (Música: Antonio Arias. Letra: José Ignacio Lapido)
  10. Nada es real (Música y letra: José Ignacio Lapido)
  11. El trago más amargo (Música y letra: José Ignacio Lapido)
  12. Carne cruda (Música: Antonio Arias. Letra: José Antonio García/José Ignacio Lapido)


Comentarios

Johnny JotaJota ha dicho que…
Un discazo. A partir de aquí los granadinos crecieron como poquísimas bandas se han visto. Saludos.