20 grandes discos de Pop y Rock Gótico. (Actualizado en 2018)

En su momento realicé un artículo sobre el metal gótico, pero también he creído conveniente darle su propio espacio al pop y el rock gótico, ya que también ha tenido su importancia gracias a grupos de la talla de Sisters of Mercy y The Cure.

Sisters of Mercy - Floodland (1987)


Producido por Larry Alexander, Andrew Eldricht y Jim Steinman, Floodland es una de las obras más carismáticas del rock gótico. Creada a imagen y semejanza de su líder Eldricht, quien escribió y compuso la música de todas las canciones, ayudándose de una caja de ritmos y de la participación de Patricia Moon en el bajo. Se extrajeron tres singles: "This Corrosion", "Dominion" -separada de "Mother Russia"- y "Lucretia My Reflection". Todos ellos consiguieron buenos puestos en las listas británicas y convirtieron a The Sisters Of Mercy en una de las bandas clave del movimiento gótico. 

Tiamat - A Deeper Kind Of Slumber (1997)


No, no me he equivocado incluyendo aquí a Tiamat. Quienes hayan escuchado este álbum sabrán por qué. Los suecos comenzaron su carrera abrazados al death doom metal, receta musical modificada por el fabuloso Wildhoney que, por así decirlo, supone el punto de inflexión entre una etapa y otra, arrimándose a un metal gótico desgarrador. Por su parte, esta obra poco tiene que ver con su predecesor, y es que a pesar del inicio metalizado de "Cold Seed", el grueso de composiciones poseen una sonoridad más enfocada al rock gótico atmosférico al que incluso añaden elementos electrónicos.

Fields Of The Nephilim - Elizium (1990)


Una vuelta de tuerca al sonido del grupo, aquí mucho más trabajado y enfocado hacia la obra completa. En su momento lograron componer algunos hits de la talla de "Moonchild", incluido en el antecesor The Nephilim, pero en Elizium la ambición va más allá de eso, consiguiendo un resultado homogéneo de muchos quilates. La atmósfera es sobrecogedora y la instrumentación posee menos ataduras, dejando margen para la libertad de expresión sonora, mostrando que las limitaciones del pasado obedecían a ciertos patrones musicales. El álbum llegó hasta el puesto 22 en las listas británicas.

London After Midnight - Selected Scenes From The End Of The World (1995)


Cruzamos el Atlántico para presentar a una banda procedente de Los Ángeles (Estados Unidos), y que tuvo su época de mayor actividad en la década de los 90. La música de este disco parece extraída de una auténtica banda sonora de terror o suspense. A veces tiran hacia el pop, otras hacia el rock, pero siempre con las guitarras y los teclados bien presentes, poniendo especial empeño en las melodías, las cuales poseen mucho gancho en ciertos momentos. Todo lo que aquí se plasma es obra de su líder Sean Brennan. Hace casi diez años que no publican un álbum de estudio. 

Clan Of Xymox - Medusa (1986)


La banda neerlandesa Clan Of Xymox es una de las pioneras del sonido darkwave, que al final no es más que la fusión del rock gótico con elementos electrónicos y la new wave. Medusa es su álbum más representativo, haciendo valer las virtudes de su debut para acabar puliendo su propuesta musical. Hay ritmos bailables, atmósferas oscuras y un puñado de canciones fascinantes como "Michelle", la hipnótica "Masquerade", la etérea y misteriosa "Medusa" o la elaborada "Back Door". Nunca lograron un gran reconocimiento entre el gran público, pero son impulsores de un subgénero relevante. 

Concrete Blonde - Bloodletting (1990)


Curioso caso el de los estadounidenses Concrete Blonde, quienes han ido tocando diversos géneros y subgéneros desde sus inicios, hasta el punto de arrimarse a la escena gótica en el que quizás sea su álbum más celebrado. Rock alternativo fusionado con rock gótico, apreciable en mayor medida en según qué canciones. La inicial "Bloodletting (The Vampire Song)", junto a "Caroline", muy en la onda de los The Cult del álbum Love, pueden servir como ejemplo de ese acercamiento. Sin embargo, la composición más celebrada es "Joey", un medio tiempo exquisito con grandes melodías.

Dead Can Dance - Within The Real Of A Dying Sun (1987)


Formados a principios de la década de los 80 en Melbourne (Australia), los Dead Can Dance son una de las bandas más importantes de la escena darkwave y gótica. Sus barrocas composiciones no han encontrado acomodo en las listas de ventas, pero su influencia resulta evidente y por ello son referentes del movimiento. Tras varias obras de enorme mérito, aparece en escena la ambiciosa Within The Real Of A Dying Sun, obra maestra sin paliativos en el que Lisa Gerrard y Brendan Perry se exhiben en títulos como la exótica "Cantara", la oscura "Summoning Of The Muse" o la espiritual "Windfall"

The Mission - Carved in Sand (1990)


La mayor parte de los elogios se los ha llevado el disco Gods Own Medicine, sin embargo, difícilmente supera la belleza de este Carved in Sand. Un disco de pop rock gótico monumental con buen gusto por las melodías y siempre aderezado con una bella y oscura atmósfera que ha acompañado a la banda durante buena parte de su carrera. "Butterfly On A Wheel" es uno de los puntos álgidos del álbum, al igual que "Sea Of Love" y sus magníficas guitarras, y por supuesto el pelotazo "Deliverance", de enorme intensidad y con un estribillo apoteósico. Un trabajo rico en matices.

The Damned - Phantasmagoria (1985)


No deja de ser curioso que, una formación que ha ayudado tanto a la hora de dar forma y potenciar la escena punk rock británica, acabe abrazando con tanto descaro el rock gótico. El cambio comenzó en el fascinante Black Album de 1980, pero aquel era un trabajo en el que todavía se respiraba punk, con el aliciente de oscurecer la propuesta. Sin embargo, Phantasmagoria apenas tiene que ver con los The Damned de antaño. Se tiraron a la piscina de la new wave, del post punk y del gótico con pinceladas glam, y compusieron canciones tan llamativas como "The Shadow Of Love" y "Grimly Fiendish".

Cocteau Twins - Treasure (1984)


El tercer trabajo discográfico de los Cocteau Twins los guió hacia cotas de popularidad más altas, abandonando un poco ese estatus underground para acabar teniendo mayor presencia en las listas británicas. Treasure es una oda a la belleza en clave etérea, new wave, post-punk y gótica. El factor diferencial con respecto a anteriores obras es la llegada de Simon Raymonde, quien trató de participar en las labores de composición desde el primer momento. El álbum comienza a lo grande, con dos composiciones, "Ivo" y "Lorelei", que se encuentran entre lo mejor del repertorio de los escoceses.  

The Cure - Disintegration (1989)


Con Disintegration, The Cure volvieron a recuperar la vertiente más oscura de su música, la cual abandonaron en álbumes como The Top, The Head On The Floor o Kiss Me Kiss Me Kiss Me. Este nuevo acercamiento a los sonidos de Pornography no se da con la misma exactitud que aquel, ya que al final, y en base a lo aprendido durante el recorrido, hablamos de un perfecto equilibrio extraído de todas sus obras hasta el momento. Hay oscuridad en "Lullaby" sí, pero también posos de romanticismo en composiciones como "Lovesong", y una exhibición de músculo en "Fascination Street". 

Ikon - Flowers For The Gathering (1996)


Banda australiana que ha alimentado la escena gótica de su país a base de grandes obras que, por desgracia, solamente ha tenido relevancia para un pequeño pero fiel grupo de oyentes. Flowers For The Gathering no tiene absolutamente nada que envidiar a discos de grupos más populares del movimiento, y es gracias a una serie de composiciones muy cuidadas en las que predominan las guitarras, tanto acústicas como eléctricas, las ambientaciones y los puntuales elementos electrónicos. "Persuasion", "Life Without End", "Stranger I've Become" o "For Eternity" son de lo mejor del disco.

Siouxsie And The Banshees - Juju (1981)


Como la mayoría de bandas del estilo, Siouxsie And The Banshees son herederos del post-punk y, aunque algunos permanecen en él, otros acaban arrimándose un poco más a la oscuridad y llegan a formar parte de la cultura gótica. En sus inicios incluso eran relacionados con el punk rock (Sid Vicious llegó a figurar como batería), pero la sonoridad fue mutando y tomando forma con el tiempo hasta llegar a una obra clave como Juju. La enérgica "Spellbound" está muy bien llevada por una base rítmica trepidante, y es junto a la exótica "Arabian Knights" lo más representativo de esta obra sin rellenos.

Chelsea Wolfe - Abyss (2015)


Chelsea Wolfe es una de las adalides del rock gótico en los últimos tiempos. Aunque comenzó en la música con unas publicaciones discretas y pobres en la producción, poco a poco ha ido encontrando su camino con una propuesta atmosférica, bella y oscura. Abyss ha superado la calidad de un álbum tan inspirado como Pain Is Beauty, entre otras cosas por la inclusión de elementos que han enriquecido la propuesta. En esta ocasión, las canciones son más retorcidas, desquiciantes e incluso más duras. "Iron Moon" define perfectamente el disco, donde además se atreve a incluir guitarras doom.

Bauhaus - Mask (1981)


Aunque el sonido puede parecer primitivo en la inicial "Hair Of The Dog", se ve una clara evolución con respecto a In The Flat Field, un álbum que causó sensación por su calidad y por un tema tan representativo para Bauhaus como "Dark Entries". Mask se edita bajo el sello Beggars Banquet tras dejar atrás 4AD, con una portada diseñada por el guitarrista Daniel Ash. En él se perciben las ganas por abrir el abanico sonoro, y para ello no hay más que escuchar el single "Kick In The Eye", de clara inclinación funk. El rock gótico sigue presente, pero no resulta tan monolítico como en el primero.

Cranes - Forever (1997)


Formación británica que a lo largo de su carrera ha coqueteado con diferentes sonoridades como el rock industrial, ethereal wave, dream pop, shoegaze, etc, pero siempre con la oscuridad y la melancolía como telón sonoro. Forever es una de sus joyas más preciadas, donde sobresale la dulce voz de Alison Shaw, que por momentos resulta hasta exagerada en cortes como la inicial "Everywhere" o en la sosegada joya llamada "Cloudless". En la afilada "Sun and Sky", la banda muestra su cara más dura. Cuesta asimilar la propuesta, pero una vez te acostumbras descubres sus grandes virtudes.

Christian Death - Only Theater Of Pain (1982)


Todo un personaje el señor Rozz Williams, quien por desgracia se suicidó en 1998. Only Theater Of Pain es un álbum de deathrock, y es considerado uno de los primeros pasos del rock gótico en los Estados Unidos. La música, con influencias punk, es oscura, con bajos muy marcados, fraseos algo monótonos pero con buenos aportes de guitarra por parte de Rick Agnew. Tanto Rozz como Rick, junto a Thom Wilson, fueron los encargados de producir un álbum que tiene una importancia vital por su influencia y contexto. La marcha de Rozz Williams en 1985 provocó que la banda bajase el nivel.

Gene Loves Jezebel - Heavenly Bodies (1993)


Los Gene Loves Jezebel prometían mucho bajo el liderazgo de los hermanos Ashton, y de hecho lograron cierta repercusión con álbumes de la talla de Inmigrant y Discover, sin embargo, las idas y venidas terminaron por enrarecer el ambiente y la gente les perdió la pista. Curiosamente, cuando Michael Ashton partió, su hermano John cogió las riendas y no dejó que menguase la calidad de la propuesta. Así llegó Heavenly Bodies, que sin contar con el apoyo del público, reunió canciones maravillosas de la talla de "Josephina", "Break The Chain" o la espectacular  "Sweet Sweet Rain".

The Cult - Love (1985)


He aquí la primera obra maestra publicada por The Cult. Habían llamado mínimamente la atención con Dreamtime, pero el sonido de aquel carecía del sonido y la fuerza necesaria. Bajo la producción de Steve Brown, la banda liderada por Astbury y Duffy comenzó a endurecer el sonido sin abandonar la vertiente gótica y post punk de sus inicios, pero con un trabajo mucho más brillante en las tareas de composición. Así llegaron los primeros clásicos como "Rain" y "She Sells Sanctuary", ambas sobresaliendo por sus guitarras; y pildorazos exquisitos de la talla de "Nirvana" y "Big Neon Glitter". 

All About Eve - All About Eve (1988)


Magnífico álbum homónimo el de los londinenses All About Eve, contando con la producción de Paul Samwell-Smith en casi la totalidad del mismo, pero también con Richard Gotherer, Simon Hinkler y el líder de The Mission Wayne Hussey. Pop rock gótico de gran belleza y alto contenido melódico que obtuvo muy buena respuesta por parte del público, alcanzando así el puesto 7 en los charts británicos. Lanzaron los singles "In The Clouds", "Every Angel", "Wild Hearted Woman", "What Kind Of Fool"y "Martha's Harbour". De todos ellos, el último consiguió entrar en el Top 10 de las listas.

Comentarios

bernardo de andres herrero ha dicho que…
Mis favoritos el de siters of Mercy , cult, Concrete blonde
Anónimo ha dicho que…
Muy buen artículo, pero te han faltado álbumes. De The Cure, el "Pornography" (1982) se considera como una de las piedras filosofales del movimiento dark. Y no hay enlistado ninguno de los Joy Division como "Unknown Pleasures" (1979) o "Closer" (1980). Espero que en una futura revisión del artículo los tengas en cuenta. ¡Un saludo!
Doppelgänger ha dicho que…
En respuesta al comentario anónimo de arriba, Joy Division no es rock gótico sino post punk; un post punk oscuro que anticipó al rock gótico.