20 grandes discos de Cantautores. (Actualizado en 2017)

He aquí una cuidada selección de grandes discos de cantautores. Todas ellas son de vital importancia y merecen un hueco en las estanterías de nuestros hogares. Disfruten de todas ellas.

Cat Stevens - Tea for the tillerman (1970)


El británico Cat Stevens es un artista que siempre ha obtenido un mayor reconocimiento al otro lado del océano. De hecho, si en algún momento llegó a ser superventas ha sido gracias a aquel mercado. Stevens llevaba avisando con varios discos hasta que al final llegó la obra maestra. Tea For The Tillerman contiene algunas de sus mejores canciones como "Wild World", la inicial "Where Do The Children Play?" o la emotiva "Father and Son". Un año más tarde de su publicación se convirtió en disco de oro, sin embargo en 2001, el álbum ya había vendido 3 millones de discos sólo en los Estados Unidos, por lo que se convertiría en triple platino.

Bob Dylan - Highway 61 Revisited (1965)



En la década de los 60 era prácticamente imbatible, y el motivo es la cantidad de obras maestras que en esa época registró. Aunque es muy difícil destacar una sobre otra, conviene resaltar la grandeza y la revolución que supuso ser Highway 61 Revisited, gracias a composiciones como la archiconocida "Like A Rolling Stone" o la fantástica y extensa "Desolation Row". Dylan cambió las reglas del juego en la música y le imprimió una mayor riqueza en el apartado de los textos.

Nick Drake - Pink Moon (1969)


Un genio incomprendido en vida, absolutamente reivindicado tras su fallecimiento. La vida artística de Nick Drake fue de todo menos sencilla. El propio artista se fue apagando poco a poco al ver que sus dos primeras obras, magníficas por cierto, no contaban con el apoyo del público y, fruto de ello, este Pink Moon resulta tan enormemente sombrío como bello. Cada vez más alejado de la vida social, de actos promocionales y demás, Drake cayó en una profunda depresión y su vida se fue apagando poco a poco hasta que, según los medios, se suicidó por sobredosis de antidepresivos a los 26 años de edad. Si Nick supiese hoy en día lo valorada que es su obra... 

Tom Waits - Rain Dogs (1985)


En sus primeras obras, el señor Tom Waits poseía una voz clara y fascinante al servicio del piano blues y el jazz. Con los años, la misma se fue volviendo arenosa y aguardentosa, lo que le confirió una seña de identidad que aprovechó magníficamente en una serie de álbumes absolutamente experimentales que conviene ser asimilados lentamente. Cuando entregó Swordfishtrombones, la crítica y el público habían quedado boquiabiertos, pero con Rain Dogs el señor Waits llegó a su cima creativa. Sus ladridos y sonidos experimentales coquetean con el jazz, el blues y el cabaret, pero además tuvo tiempo para entregar un clásico más accesible de la talla de "Downtown Train".

Van Morrison - Astral Weeks (1968)


Uno de los genios más impresionantes que la música de autor nos ha brindado. Para cuando Morrison quiso acometer la grabación del álbum, por cierto terminado en dos días, ya había entregado un single exitoso como "Brown Eyed Girl", sin embargo, para la ocasión quiso dar rienda suelta a su creatividad y añadir así a su música folk algunas pinceladas de jazz en las que el artista encontraría una mayor libertad compositiva. Astral Weeks es junto a Moondance su piedra angular, y una obligada referencia cada vez que se hable de grandes discos de la historia.

Townes Van Zandt - Townes Van Zandt (1969)



Magnífico trabajo de uno de los cantautores más respetados de la época, aunque nunca contó con demasiada repercusión. En este álbum homónimo se dan cita el folk contemporáneo y el country, con unas composiciones donde las melodías vocales de Townes son por momentos brillantes, como en la célebre "Fare Thee Well, Miss Carousel", pero también en "Colorado Girl", "Lungs" o "I'll Be Here In The Morning". Su discografía es muy regular y jamás ha tenido un bajón considerable. 

Neil Young - After The Gold Rush (1970)


Influyente como pocos, y aunque el posterior Harvest supuso su disparo más certero en cuanto a popularidad se refiere, el primer paso hacia el estrellato lo dio en After The Gold Rush, un ejercicio algo más intimista que cuenta con la ayuda de, entre otros, Nils Lofgren, quiens e encarga de las guitarras, pianos y algunos coros. El genio canadiense nos da muestras de su talento en canciones como la controvertida "Southern Man", pero también en las imprescindibles "Don't Let It Bring You Down" y "Only Love Can Break Your Heart".

Leonard Cohen - Songs of Leonard Cohen (1967)



En mi opinión, este Songs For Leonard Cohen, debut discográfico del cantautor y poeta canadiense, es la obra más importante de su carrera. Comenzó tarde en esto de la música, pero desde el principio dejó claro que sus letras estaban a otro nivel. Es en esa faceta donde brilla especialmente, y por ello el álbum suena tan desnudo por momentos, con apenas su voz y guitarra como principales protagonistas en la mayoría del tiempo. "Suzanne" y "So Long, Marianne" son las composiciones más afamadas de la obra.

Jackie Leven - Creatures of Light and Darkness (2001)


Poca gente conoce la discografía del señor Jackie Leven. Si alguno muestra cierto interés por sus obras, que comience por este genial Creatures of Light and Darkness. Cierto es que a principios de los 90 ya publicó discos admirables, pero el que nos ocupa me ha sorprendido especialmente. Todas las composiciones rebosan calidad y buenos momentos melódicos. Mención especial a "The Sexual Loneliness Of Jesus Christ". Sencillamente magistral.

Jeff Buckley - Grace (1994)


Nunca sabremos hasta dónde podría haber llegado la carrera de Jeff Buckley. Lo que sí podemos afirmar es que Grace tiene un halo mágico que nos revela el talento de su autor. Hablamos de un álbum profundamente triste en sus letras, cuyo contrapeso reside en la voz de Jeff y en la instrumentación. Hizo suya el "Hallellujah" de Leonard Cohen, regala una exhibición de voz en la canción que da título al disco y nos estremece en "The Last Goodbye". ¿Qué más se puede pedir? Grandeza en todos los minutos del disco, pero eso está garantizado.

Nick Cave & The Bad Seeds - The Good Son (1990)



Cantautor procedente de una corriente más ecléctica, ya que se ha movido por diversos estilos musicales. Junto a su banda ha compuesto obras de arte como The Good Son, disco que para la historia ha dejado temas maravillosos como "The Ship Song" o "The Weeping Song". Oscuro, bello y delicado, así ha decidido Cave que fuese, dejando a un lado su cara más visceral y áspera. A día de hoy pocos pueden presumir de poseer una discografía tan genial como la de Nick. 

Tim Buckley - Happy Sad (1969)



Casi todas las referencias discográficas que Tim Buckley publicó hasta 1970 son de obligada escucha. Su inagotable talento brilla sobre todo en este estupendo Happy Sad, en el cual canciones como "Gypsy Woman" o "Dream Letter" se sitúa entre lo mejor de su carrera.  La belleza de esta obra refleja a un artista en estado de gracia, y así se mantendría durante algunos años más, incluso a la hora de publicar obras más barrocas como Lorca, que sin embargo no contó con el mismo respaldo del público.

Kevin Coyne - Marjory Razorblade (1973)



Excelente trabajo donde destacan canciones como "Marlene" o "Eastbourne Ladies". La popularidad del cantautor británico nunca ha estado al nivel de su calidad, a pesar de que sus comienzos en solitario dejaban entrever un notable talento. Su folk vitalista mezclado con dosis de buen blues hacen que la escucha de este álbum sea una deliciosa experiencia para el oyente. Falleció en Alemania en 2004.

Paul Simon - Graceland (1986)



Se trata de una de las obras más importantes de Paul Simon en solitario junto a su disco homónimo. Canciones efectivas y de gran calidad, muy bien ejecutadas y que conforman una obra completísima de ágil escucha. Tremendamente ecléctico gracias a sus referencias y a la sonoridad inspirada en diferentes culturas del mundo, y que lo hacen mucho más excitante e interesante. Aquí colaboran Los Lobos, Ladysmith Black Mambazo o los Boyoyo Boys, entre otros.

Neil Diamond - Just for You (1967)



Su disco más completo e imprescindible por la inclusión de gemas tan reconocibles como "Girl, You'll be a Woman Soon", "Red, Red Wine", "Solitary Man" o "I'm a Believer"todos ellos clásicos de su repertorio a día de hoy, lo que viene a confirmar parte del talento de un artista que ha pecado de excesiva irregularidad, hecho que lo ha castigado a lo largo de su carrera musical. Un clásico de la música estadounidense que no siempre ha sido reivindicado en su justa medida.

Joni Mitchell - Blue (1971)


La cantautora canadiense llevaba mostrando parte de su gran talento desde el comienzo de su carrera, sin embargo, no fue hasta Ladies Of The Canyon, y sobre todo Blue, cuando comenzó a labrar su propia leyenda. Hablamos de un álbum tremendamente intimista en el que incluso colaboran Stephen Stills y James Taylor, pero aquí lo importante es la interpretación vocal de Joni y lo que nos quiere contar a través de ella. Canciones tan imprescindibles como la preciosa "A Case Of You", así como "California" o "All I Want" hacen de este trabajo una referencia ineludible dentro de su discografía.

George Harrison - All Thing Must Pass (1970)


Un álbum que, a pesar de su extenso minutaje, es referencia absoluta por temas tan sofisticados como la célebre "My Sweet Lord". En este disco, Harrison demostró que en solitario y al margen de los Beatles era capaz de crear canciones magistrales llenas de encanto y melodía. Tal es su grandeza que fue incapaz de componer una obra de calidad similar en años posteriores. En All Things Must Pass participan además músicos de la talla de Eric Clapton, Bobby Whitlock, Billy Preston o los propios Badfinger, entre otros.

The Tallest Man on Earth - The Wild Hunt (2010)


Tras The Tallest Man On Earth se esconde un tal Kristian Matsson, antiguo miembro de Montezumas, y que en los últimos tiempos se ha venido diciendo de él que es el "Dylan sueco". La cosa no va desencaminada si tenemos en cuenta que la forma de atacar los textos y su propio timbre de voz nos recuerdan al genio de Minnesota. Lo cierto es que The Wild Hunt ha sido todo un suceso gracias a canciones tan exquisitas como la inicial homónima, la excelente "Burden of Tomorrow", la country "Kings of Spain" o la excelente "Love is All".

Elliott Smith - Either/Or (1997)


Todo lo que rodea es un misterio, incluso los motivos de su muerte. En cuanto a la faceta artística, estamos ante un cantautor que nos regaló una discografía repleta de magníficos álbumes. De todos ellos me quedo con este Either/Or de 1997. Una de las características de Smith era grabar sus voces en diferentes pistas y optar también por una producción absolutamente minimalista. Aquí las protagonistas son sus voces y guitarras, las cuales dan forma a composiciones de la talla de "Between The Bars", "Angeles" o la melódica "Say Yes".

Bruce Springsteen - Nebraska (1982)


A pesar de que normalmente se suele asociar al bueno de Springsteen al rock de estadio de raíces americanas, lo cierto es que también ha publicado obras más propias de un cantautor. En esa tesitura se mueve Nebraska, uno de sus trabajos más desnudos bajo una producción justa para que las canciones no pierdan su lado más intimista. Incluso aquí fue capaz de crear hits de la talla de "Atlantic City", sin perder de vista joyitas como la propia "Nebraska" o "Johnny 99".

Comentarios

Eva ha dicho que…
Bueno, después de escuchar al hijo bastardo sueco de Bob Dylan voy a "atacar" a Nick Drake. Ya te contaré...
Eva ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Eva ha dicho que…
A ver, que yo sigo poco a poco. Después de The Tallest Man on Earth le metí mano (figuradamente, claro) a Nick Drake. Me lo apunto, para la siguiente vuelta. Como el de George Harrison no está en el Spotify y me da pereza ponerme a buscar por ahí he ido saltando un poco... Empecé con Leonard Cohen y después Tom Waits. Cohen creo que ya te había dicho que me gusta, de hecho, después de escuchar el disco que recomiendas tuve que oír Chelsea hotel que es de mis favoritas. Tom Waits tiene un punto de canalla borracho y fumador empedernido que tiene su aquel. No me escucharía 2 discos suyos seguidos, pero en pequeñas dosis bien. Ahora voy a por Jackson Browne después de un descanso con Dan Auerbach. Te seguiré contando... Por cierto, que ni sé si te leerás este tocho xD
Richy ha dicho que…
Por supuesto que leo todo lo que me escriben,es precísamente la parte más agradecida del blog,y lo que ayuda a seguir escribiendo.
Eva ha dicho que…
Degustando Townes van Zandt. Lungs suena ahora. Otro pa' la saca!! Antes Gram Parsons estuvo cantandome en el salón, genial. A este paso solo con los de esta lista voy a tener para bucear meses xD
Eva ha dicho que…
Última actualización: solo me faltan Dylan, Young, Diamond, Tim Buckley y George Harrison. Me puedes recomendar otros discos que estén en Spotify? Es que no me apetece buscar por ahí ni tener que descargar ná. Gracias. Por cierto, Kevin Coyne me gusta, pero de vez en cuando parece que está a punto de escupir la dichosa bola de pelo atascada en su garganta xD
Luis ha dicho que…
Aunque este post es de hace casi 3 años, quiero mencionar que ahora tendremos (digo tendremos porque yo también lo acabo de descubrir) a Sixto Rodriguez (del documental Searching for Sugarman), en que salen a relucir las bellas canciones que compuso a principios d elos 70, saludos. Luis