Mark Lanegan Band - Blues Funeral (2012)



Formación en Blues Funeral:
  • Mark Lanegan (Voces)
  • Alain Johannes (Guitarras, Bajo, Teclados, Percusión, Coros)
  • Jack Irons (Batería)

El pasado 2012, vio la luz el último trabajo de Mark Lanegan, se llama Blues Funeral. Mucho hemos tenido que esperar para escuchar algo nuevo de Mark en solitario, ya que su anterior trabajo, el Bubblegum fue publicado en 2004. Durante todo ese período de tiempo, Lanegan ha estado en numerosos proyectos y colaboraciones, como The Gutter Twins, The Soulsavers o trabajando con Isobel Campbell.
Fruto de todos esos años, donde ha estado en contínuo aprendizaje y absorbiendo como una esponja diferentes sonidos, algo que plasma en este nuevo trabajo. Solo así se entiende el uso de teclados atmosféricos, sonidos electrónicos, loops y demás extras con los que nos obsequia ésta vez, sonido heredado de sus colaboraciones con The Soulsavers.
Evidentemente ese sonido genuíno y característico al que el artista nos tiene acostumbrados, no desaparece en absoluto, simplemente, en algunas composiciones, ha querido ponerle otro rostro, aunque para nada suena descabellado o fuera de lugar.

El álbum se inicia con la áspera The Gavedigger's Song, donde batería y bajo nos transportan en un cabalgueo constante, todo ello guiado por el maestro de ceremonias que es Lanegan, con su magistral voz envolviendo la composición, como un ladronzuelo que protege el pan con el que dará de comer a sus hijos.
Un inicio potente, para dejar claro que Lanegan no vuelve por capricho, sino porque tiene muchas cosas que decir. De lo mejorcito del álbum. Después, llega Bleeding Muddy Water, de tempo sosegado, tranquilo, casi chill out, de contenido atmosférico y melodías vocales que parecen levitar. Gray Goes Black es una canción pop brillante, de ritmo ágil, con unas guitarras preciosas y melodías vocales efectivas, con un poso electrónico nada exagerado y bien logrado. Tras ello, llega la preciosa St Louis Elegy, pausada, pero de momentos muy inspirados, y donde Mark cuenta con el apoyo de Greg Dulli a los coros. La interpretación de Lanegan es de matrícula de honor. Riot in my House aporta la dosis de rock alternativo y contundente que necesita el disco, y todo ello, con la colaboración de Josh Homme (Queens of the Stone Age), a las guitarras. Sonido pesado, y con muchos adornos en las guitarras. Terminamos la primera parte del álbum con Ode to Sad Disco, probablemente la canción que más descolocará a los oyentes, por su contenido casi bailable, una especie de homenaje al tema Sad Disco de Keli Hlodversson, de hecho, contiene algunos extractos de dicho tema.

La segunda mitad la iniciamos con Phantasmagoria Blues, un corte más contenido, con una buena atmósfera, y más en la onda de Lanegan, que como siempre, no se le puede poner ni un solo pero a las voces. Quiver Syndrome es otro tema rockero, muy bien ejecutado, con buenas paradas, diferentes sonidos, melodías vocales pegadizas, coros "uuuu - uuuu"...excelente.Pero para mí, la joya indiscutible del disco es Harborview Hospital, composición espectacular, con guitarras que parecen estar influenciadas por U2, algo que alguna gente le ha achacado a la canción, pero, ya le gustaría al grupo irlandés liderado por Bono, que este tema formara parte de su repertorio. Los teclados imprimen un aura reconfortante, con unas voces que te atrapan nada más comienzan a pronunciar las diversas palabras que completan la letra de la canción. Seguimos con Leviathan una canción de rasgos lastimosos, que nos lleva hasta Deep Black Vanishing Train, donde encontramos las voces más profundas de Lanegan, y que me traen a la mente el nombre de Leonard Cohen. Composición acústica de marcado carácter folk. Para el final, Mark ha dejado a Tiny Grain of Truth, la composición más larga de todo el álbum, y parece incluír un cóctel de sonidos que nos recuerda todos los elementos que nos hemos podido encontrar en el disco, todo ello con un ambiente más psicodélico.

Blues Funeral es un paso más en la carrera de Mark Lanegan, pero no es un paso cualquiera, sino uno definitivo, que define y demuestra la madurez que el artista ha adquirido con el tiempo. Ha querido plasmar en él, todo lo aprendido durante sus colaboraciones y proyectos, y la jugada le ha salido redonda, pues, a nivel musical, pude competir perfectamente con cualquiera de los discos de su colección discográfica, aunque no sea, al menos para mí, el mejor que ha compuesto, pero es que el nivel de su discografía es impresionante.
Ha afirmado en varias entrevistas, que a partir de ahora, será bastante más regular a la hora de publicar trabajos en solitario. Esperemos que sea cierto, la música necesita artistas como él.

Mi puntuación: 8

Tracklist:
  1. The Gravedigger's Song
  2. Bleeding Muddy Water
  3. Gray Goes Black
  4. St Louis Elegy
  5. Riot in My House
  6. Ode to Sad Disco
  7. Phantasmagoria Blues
  8. Quiver Syndrome
  9. Harborview Hospital
  10. Leviathan
  11. Deep Black Vanishing Train
  12. Tiny Grain of Truth





Comentarios

Nortwinds ha dicho que…
me engancharon las atmósferas de este disco, tanto que termino siendo de mis favoritos de 2012. Buen blog, si señor, enlazado quedas my friend

saludo
Ricardo Fernández ha dicho que…
Gracias, te acabo de enlazar a mi blog.
Addison de Witt ha dicho que…
He tardado medio año en entrar en este disco así que al final se quedo fuera de mi lista de los mejores discos del año, pero es fantástico la verdad.
Me he dado una vuelta por esta galaxia y mola tio, me pasaré por aquí amenudo.
Me hago follower y te enlazo.
Saludos.